Cruz Azul visita al Santos, mentalizado en marcar un antes y un después

·3  min de lectura

Torreón (México), 26 may (EFE).- El Cruz Azul del entrenador peruano Juan Reynoso visitará este jueves al Santos Laguna en el partido de ida de la final del Clausura del fútbol mexicano, que el equipo celeste pretende sea un antes y un después en su historia.

Aunque ganó la fase regular con la mejor ofensiva y la mejor defensa, Reynoso ha insistido que eso significará nada, si no gana el título que el equipo no conquista desde el torneo de invierno de 1997.

El cuadro celeste ha perdido seis finales desde entonces y este jueves buscará sacar a relucir su defensa, la más segura de la temporada, para tratar de detener a un Santos que, dirigido por el uruguayo Guillermo Almada, llega en un buen momento de forma.

En Torreón, norte de México, el Santos buscará la victoria en casa para luego manejar el marcador de la serie, algo que le funcionó en cuartos de finales ante el Monterrey del entrenador Javier Aguirre y en semifinales contra el Puebla del argentino Nicolás Larcamón.

El Santos derrotó al Cruz Azul 1-0 el pasado 10 de enero en el debut de ambos en el campeonato en un partido en el que los Azules no jugaron mal, pero fueron vencidos con un gol del chileno Diego Valdés. Entonces Reynoso llevaba pocos días al frente del equipo, al que sacó de una baja anímica y lo puso e la final.

Las cosas cambiaron desde entonces y los medios mencionan a Cruz Azul como favorito porque mostró el mejor rendimiento en lo que va de año, líder del torneo e invicto en la Liga de campeones de Concacaf, sin embargo la final será de dos juegos y su resultado dependerá de los pequeños detalles en 180 minutos.

Con equilibrio en todas sus líneas y un ataque liderado por el uruguayo Jonathan Rodríguez, goleador del Santos entre 2016 y 2018, el Cruz Azul saldrá a detener el ataque del equipo rival, liderado por el ecuatoriano Ayrton Preciado y el mexicano Eduardo Aguirre en la delantera y por Valdés y el uruguayo Fernando Gorrirán en el medio campo.

"El tema de favorito o no lo catalogan los periodistas y la gente; las finales son partidos aparte, no importa la jerarquía, ni importa nada. El que haga mejor las cosas es el que se llevar el torneo. Jugaremos con un equipo grande y será un placer vivir este momento", indicó Gorriarán.

De las seis finales de liga perdidas por Cruz Azul, una fue con el Santos, 3-2 en el Clausura 2008, un ingrediente adicional para la serie entre dos de los equipos de mejor rendimiento en México en lo que va de siglo, aunque en los últimos 20 años Cruz Azul falló en la hora crucial y Santos ganó cinco títulos de liga.

Para los Azules lo mejor es que la historia no tiene por qué pesar. La mayoría de los jugadores del equipo eran niños de escuela primaria cuando empezó su mala racha, por lo cual no tienen responsabilidad en las finales perdidas, lo cual repite Reynoso.

El partido de vuelta se jugará el domingo en el Estadio Azteca, casa del Cruz Azul.

(c) Agencia EFE