Courtois se aprovecha del gran momento defensivo del Real Madrid y no al revés

Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images
Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images

La situación de Thibaut Courtois en el Real Madrid ha dado un vuelco de 180 grados en cuestión de semanas. Sí hace menos de un mes el belga estaba más que cuestionado y no parecía tener el favor de la afición blanca, ahora la situación ha cambiado drásticamente. En los últimos cinco partidos, a la torre blanca no le han encajado un sólo gol, con lo que en el último encuentro de los blancos Courtois superó incluso la mejor racha de su excompañero Keylor Navas sin conceder un tanto.

La crítica está ahora dando marcha atrás a muchos de los comentarios que hizo escasas semanas atrás. Entonces, Courtois se había convertido en el muñeco del pim pam pum del Real Madrid, pues su pobre estadística de principio de temporada así lo corroboraba. Al belga hubo un tiempo en el que todo lo que le disparaban acababa en gol, y entre la salida de Navas del equipo y la irrupción de un Alphonse Areola espectacular ante Osasuna, a Courtois se le veía cada vez más pálido.

Al final de cuentas, el portero era la apuesta del club para desbancar a un Keylor Navas que se había convertido en el guardameta de las tres Champions consecutivas. Una especie de Robin Hood felina, de esos jugadores que llegan desde segunda fila y se convierten en primeros espadas. A la afición, por lo tanto, no le gustó nada que el club decidiera unilateralmente jubilar al tico para poner en su lugar a un Courtois que, además, se mostró fallón, inseguro y muy nervioso en sus primeros meses en el club.

TF-Images/Getty Images
TF-Images/Getty Images

De ahí que al belga las cosas no le fueran nada bien desde el arranque de temporada. El equipo era un flan, Zinedine Zidane no daba con la tecla en el aspecto táctico, y cada balón que rondaba el área merengue acababa en gol. Courtois fue uno de los más señalados en el 7-3 del verano ante el Atlético de Madrid, pero también en el empate ante el Valladolid o ante el Villarreal, y sobre todo en el 3-0 en París —con Keylor a menos de 100 metros en la otra portería.

Por lo tanto, ¿qué ha podido cambiar desde el partido del Mallorca hasta ahora? Aunque es cierto que Courtois se ha asentado en la portería y, poco a poco ha ido ganando en aplomo y restando nervios, lo cierto es que gran parte del mérito de sus recientes estadísticas se las debe al buen hacer de su equipo.

El último partido en el que Zidane rotó de manera masiva fue, precisamente, ante el Mallorca, día en el que los blancos firmaron su única derrota liguera hasta el momento. Un mediocampo con Casemiro, Isco y James fue incapaz de frenar a un Mallorca envenenado, que con un gol de Lago Junior firmó un gran victoria. Desde entonces, Zizou tomó cartas en el asunto y todo cambió.

En ambos encuentros de Champions ante el Galatasaray, además de los encuentros ante Leganés, Betis y Eibar, los blancos han basado su juego en un mediocampo formado por Casemiro, Kroos y Valverde, excepto ante el Betis, en el cual Valverde dejó su sitio a Luka Modric, o ante el Eibar, cuando el croata dio relevo a Kroos. El equipo entendió lo que pedía Zidane y se aplicó en el trabajo táctico. Marcelo (o Mendy) y Carvajal dejaron de descolgarse en ataque a la vez, mientras que Eden Hazard y Karim Benzema empezaron a encontrarse, también en el plano defensivo.

Angel Martinez/Getty Images
Angel Martinez/Getty Images

Con todo, Zidane ha ido tejiendo una red que ha permitido que el equipo mantenga la posesión y que a Courtois le disparen mucho menos (una vez el Galatasaray, en su segundo partido, y el Eibar, tres el Betis, el Leganés y el Galatasaray en Turquía) de lo que lo hacían antes, aunque es cierto que todas esas ocasiones han sido paradas por el belga, algo que hacía semanas parecía una quimera.

Por lo tanto Courtois puede dar gracias al esfuerzo defensivo de los suyos, que han arrimado el hombro para frenar la sangría a la que se veía expuesto el Real Madrid, y con ello han echado un capote increíble al portero blanco.

El chico merece crédito también en la mejora, por supuesto, pero nadie puede negar que si Courtois ha mantenido su portería a cero en los cinco últimos encuentros, no es tanto porque de repente haya roto en un Superman del arco, sino porque todo el equipo se ha puesto las pilas y ha empezado a defender como tal.

También te puede interesar:

Lo que debe hacer Marcelo para reconquistar el lateral izquierdo

Zinedine Zidane, acorralado por el expediente Bale y la pujanza de Raúl

La rápida caída en desgracia de James Rodríguez

Qué leer a continuación