Costas se hace responsable de la pérdida de puntos por alineación indebida

Agencia EFE
EFE

Asunción, 26 feb (EFE).- El técnico del Guaraní, Gustavo Costas, asumió este miércoles la responsabilidad por la alineación de seis extranjeros, uno más del permitido, en el partido del 8 de febrero ante Olimpia, que le supuso perder los tres puntos obtenidos al vencer por 4-2, en la cuarta jornada del Apertura.

Los tres puntos fueron adjudicados el martes a su rival por el Tribunal de Disciplina de la Asociación Paraguaya de Fútbol, por lo que el Olimpia ascendió al segundo lugar de la tabla y el Aborigen cayó al cuarto.

"Asumo la responsabilidad", manifestó Costas a los periodistas en un alto de los entrenamientos con vistas al partido de vuelta de la Fase 3 de la Copa Libertadores, este jueves en Asunción ante el Palestino de Chile.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

El técnico argentino afirmó que llegó al conjunto aurinegro "para tratar de dar lo mejor, de equivocarme lo menos posible", y que si lo hizo no tiene problemas en asumir la responsabilidad de lo ocurrido y renunciar en todo caso.

"Si la gente piensa que me tengo que ir, no tengo problemas", apuntó.

No obstante, sostuvo que "a uno le da bronca" perder los puntos de esa manera por el "partidazo" que hicieron ante el tetracampeón paraguayo.

Y añadió que su grupo de jugadores "deja todo en el campo de juego" en cada partido.

El Guaraní atraviesa un buen momento futbolístico, pues además de pelear en la zona alta de la competición local se encuentra en inmejorable posición de avanzar a la fase de grupos de la Copa Libertadores tras el triunfo a domicilio 1-0 ante Palestino.

Costas adelantó que sus dirigidos saldrán a buscar el triunfo como lo hicieron la pasada semana en Santiago para tratar de abrir el marcador antes de la media hora del partido.

En la Libertadores, el Guaraní viene de ganar dos fases previas en las que primeramente dejó en el camino al San José de Oruro de Bolivia y al Corinthians de Brasil después.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación