Coronavirus. Una yegua argentina corre en un clásico en Nueva Orleáns de la manera menos imaginada

Carlos Delfino
lanacion.com

El turf es uno de los espectáculos deportivos que conservan todavía varios focos de atracción en el mundo conviviendo con el coronavirus, gracias a que los caballos no sufren contagio y a que es una industria que genera movimiento para la economía. Fair Grounds es uno de los más de diez de hipódromos norteamericanos que siguen abiertos para las carreras y este sábado vivirá su día más esperado, de la forma menos imaginada. Su fiesta hípica, la del Louisiana Derby, será con ocho clásicos en un programa de 12 pruebas, pero sin espectadores, como sucede aún en numerosos escenarios de Estados Unidos, de Irlanda, de Sudáfrica, de Asia y de Sudamérica, por ejemplo.

En esa jornada especial, que cada año suele hipnotizar a toda Nueva Orleáns pero esta vez la encuentra paralizada por el brote, el público seguirá básicamente por Internet lo que suceda en sus pistas y allí estará, a las 16.38 (hora argentina), Joy Nidera, una yegua criada en la provincia de Buenos Aires a la que prepara otro embajador albiceleste en aquellas tierras, Ignacio Correas, que no estará presente por las limitaciones que existen en plena cuarentena.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"Anteayer llegamos a Kentucky, desde Tampa, donde está el otro grupo de caballos nuestro, y estamos bien. Tratamos de aprovechar esas cinco horas de la mañana para trabajar con el equipo y los caballos, y después quedarnos en casa, esperando las noticias, que cambian día a día", narró a LA NACION Ignacio, de 60 años y radicado en Estados Unidos desde hace casi dos décadas. A Nueva Orleáns envió a la yegua y a otro caballo. "Fueron con sus peones y un asistente", detalló. Son los únicos que pueden ingresar, además de los jockeys y el personal que es determinante para competir.

"Este viernes nos informaron que cerró Aqueduct [en Nueva York], porque hubo un par de casos de peones con coronavirus, y Gulfstream Park [al norte de Miami] no abrió porque va a profundizar el testeo al ingresar, pero sí se va a correr el sábado y el domingo", afirmó. De los pocos que pueden ir, a todos se les toma la temperatura y se les pone una cinta en una muñeca que indica que por ese día pueden permanecer porque no muestran síntomas. A la jornada siguiente, la identificación cambia. Así, en todos los hipódromos abiertos.

Joy Nidera, antes de su primera carrera en EE. UU.

Joy Nidera fue comprada por un propietario japonés, Akira Katayama, a fines de 2018, casi al finalizar su primera y única temporada en la Argentina. Aunque apenas tenía 3 años, en principio se pensó retirarla del entrenamiento y llevarla directamente al haras, para que comenzara su campaña como reproductora. No obstante, terminó ese año corriendo para su nuevo dueño -aunque con otra chaquetilla, la de Triunvirato, de intereses venezolanos- y al siguiente, superada una lesión y revisada exhaustivamente al llegar a Keeneland, empezó la etapa de aclimatación en el hemisferio norte.

La idea inicial de Correas fue que llegara a competir en el último trimestre de 2019, sin crearse una presión con los tiempos, que no son tan perfectos con la puesta a punto de los caballos. Por eso, recién tuvo su debut norteamericano en diciembre, en Gulfstream Park, con un rendimiento bajo que este año levantó considerablemente al ser llevada a Tampa Bay y probarse en dos condicionales. Fue cuarta en enero y venció en febrero, por la cabeza, en 1800 metros.

El triunfo en Tampa Bay, el mes pasado

Este sábado, Joy Nidera será una de las once protagonistas en el Tom Benson Memorial Stakes (1700m), sobre césped. "En este contexto, que no es el ideal, vamos manejándonos como podemos, tratando de ser lo más responsables que se pueda, por uno y por los demás. No es fácil para nadie y todos deseamos que se normalice y que no se ponga peor, mientras se toman precauciones con el personal y tratamos de no contagiarnos, de no circular y de que el entrenamiento de los caballos siga adelante", completó Correas.

Qué leer a continuación