Coronavirus: el titular de Futbolistas Agremiados rompió en llanto en en TV, "Uno tiene corazón"

LA NACION
lanacion.com

El Secretario General de Futbolistas Argentinos Agremiados, Sergio Marchi, rompió en llanto en diálogo con el programa Superfútbol, de TyC Sports, por la delicada situación que atraviesa el país y el mundo por la propagación del coronavirus.

"Me emocioné primero porque encontré una persona genuina, joven, preparada, que quiere cambir la Argentina y este desafío que es un enemigo invisible. Y así es. Sí, me emocioné", dijo sobre el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, con quien reveló haberse juntado el día lunes con el objetivo de diagramar las actividades del fútbol.

"Tenemos que pensar con generosidad y ayudar a nuestras autoridades. Cuando vos hablás con ellos, demuestran un compromiso irrenunciable con una dedicación y convencimiento enorme. Yo sé que esto es difícil. Los argentinos hemos salido de crisis difíciles. Esta no es sólo económica, sino también política y social", agregó, no sin tomar partido.

Gustavo López, indignado con los futbolistas de primera: "No podemos parar el fútbol por Coloccini o Pillud"

Consultado por el periodista Martín Souto sobre su reacción, Marchi explicó: "Uno se conecta con la gente. Nosotros tenemos una población muy heterogénea. Tenemos una población que vive en un lugar de privilegio, como puede ser Puerto Madero, y tenemos la población de Villa Albertina, con muchas carencias y nosotros convivimos con esas cuestiones. Convivimos con el que viene de un equipo humilde, como puede ser de la C, del Federal A, del Interior, del Chaco, de San Martín de Formosa, y convivimos con Boca y River que son dos portaaviones. Escuchamos todas las campanas y, cuando pasan estas cosas, la preocupación se potencia. Uno tiene corazón, es humano, tiene hijos, familia y amigos afuera. Hemos hablado con España, Italia, México, Estados Unidos y hemos recogido datos. La reflexión es: el miedo protege, pero el pánico enloquece", concluyó el dirigente gremialista.

Qué leer a continuación