Coronavirus: tambalea el arranque de las eliminatorias, con Messi, Dybala y Lautaro en la zona de influencia

Cristian Grosso
lanacion.com

Todavía nadie se atreve a confirmarlo, pero ya parece un secreto a gritos: tambalea el debut de las eliminatorias sudamericanas. "Altísima chance", le confió una fuente de la Conmebol a LA NACION ante la consulta sobre una hipotética suspensión de la doble fecha, prevista para finales de marzo. La confederación, que monitorea el avance del coronavirus en el continente, hora tras hora suma síntomas que alientan la postergación. Ayer, el director del departamento médico de la entidad, el paraguayo Osvaldo Pangrazio, se comunicó con los responsables sanitarios de los diez países miembros de la Conmebol con el fin de consolidar un reporte que a la brevedad se le enviará a la FIFA, en definitiva, la organizadora de la Copa de Qatar 2022 y por ende, la máxima responsable de las eliminatorias por el mundo.

Por más que en algunos países sudamericanos se dio por hecho la postergación de la ruta eliminatoria, o incluso se especuló con un eventual comunicado conjunto de la FIFA y la Conmebol anunciando la cancelación, eso no ocurrió. Por ahora. Desde Zürich, la FIFA todavía no resolvió qué hacer con el fútbol de selecciones en América del Sur. Pero entiende que crece la problemática. Mañana se reunirá el Consejo de la Conmebol, en Luque, y se especula con que tal vez allí se oficialicen las conjeturas que corren cada vez con más fuerza.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

El recorrido parece calcado al que siguió la FIFA con la Confederación Asiática de Fútbol (AFC) en los últimos días. ¿Y cómo terminó esa historia? Se postergó la etapa clasificatoria. Las fechas del 23 al 31 de marzo, y del 1° al 9 de junio, fueron pospuestas. Claro que Asia es el continente que más afectados tiene hasta la fecha por el Covid-19.

Mientras tanto, en Buenos Aires, precisamente ayer, Lionel Scaloni entregó la lista de convocados de la Argentina; la agenda marca el debut albiceleste para el 26 de marzo, ante Ecuador en la Bombonera, y luego, escalar a La Paz, el 31, para visitar a Bolivia. La nómina fue previsible, marcada por la juventud -Nehuén Pérez, de 19 años, y Leonardo Balerdi, Nicolás Domínguez, Exequiel Palacios y Alexis Max Allister, todos de 21 años-, y a la que le faltan incluir los futbolistas locales. Quizás la única sorpresa sea la ausencia de Juan Foyth, titular en tres de los últimos cuatro amistoso de la selección, pero no ha jugado ni un minuto en Tottenham en 2020. De los históricos, figuran Lionel Messi (aunque debe una fecha de suspensión y no podría jugar con Ecuador), Sergio Agüero y Nicolás Otamendi. Ángel Di María ha quedado realmente relegado tras la Copa América de Brasil y Mauro Icardi no logra reinsertarse.

¿Por qué la AFA convocó a sus jugadores si hay firmes señales de postergación? Hasta que nada esté resuelto, se cumplirá con los pasos habituales, respondieron. Pero en el corazón de la selección están advertidos. "El Ministerio de Salud de la Nación pidió que las personas que lleguen a la Argentina desde países con altos índices de contagio permanezcan dos semanas en sus casas... y nosotros tenemos 14 de los 23 convocados que juegan, que viven, allí. Desde el punto de vista médico estas eliminatorias no pueden empezar de ninguna manera porque no se deben aceptar jugadores de la zona de influencia. Al llegar los tendrías que aislar, entonces. ¿cómo hacés?", le confió a LA NACION un integrante del círculo más íntimo. Messi y compañía, ciudadanos al fin, tendrían que seguir la reglamentación del Gobierno de reclusión por 14 días. ¿Para qué llamarlos entonces? El cuerpo técnico está expectante del día a día, rodeado de interrogantes: ¿Los italianos podrían salir del país? Las frecuencias de vuelos disminuyeron -Aerolíneas Argentinas ya no opera-, y aun llegando en un avión privado tendrían que respetar la cuarentena. ¿Los clubes europeos quieren que sus futbolistas se expongan a traslados y aeropuertos? No, prefieren no cederlos y aguardan que la FIFA comunique el aplazamiento.

El que se expresó en los últimos días fue el Sindicato Mundial de Futbolistas (Fifpro), que subrayó su preocupación y solicitó la reprogramación del inicio de las eliminatorias. En su página web, Fifpro manifestó su "inquietud por la seguridad de los jugadores que puedan estar expuestos al coronavirus, y el peligro de que el fútbol actúe como medio para propagar enfermedades". Aquí vale puntualizar que, la Copa América, del 12 de junio al 12 de julio, con sedes compartidas entre la Argentina y Colombia, también ingresó en un cono de dudas.

¿Por qué se dilata la suspensión? Naturalmente, porque pesan los acuerdos comerciales y televisivos. Y porque se argumenta que no hay circulación viral del Covid-19, sino casos "importados", por eso la Conmebol también espera las resoluciones de cada gobierno para afirmar sus pasos. El Ministerio de Salud de Paraguay ayer entregó una señal contundente: desde anoche y por los próximos 15 días, el fútbol se jugará a puertas cerradas. Es el primer país que toma esta determinación, pese a que solo registra dos casos de coronavirus. Prevención. Por ejemplo, hoy, Olimpia vs. Defensa y Justicia se desarrollará sin público, lo mismo que Libertad vs. Boca, también por la Copa Libertadores, el miércoles venidero.

La temática afecta a todos los países sudamericanos, especialmente a los más poderosos que tienen sembradas sus principales cartas en España, Italia, Francia... Brasil con Neymar, Danilo, Arthur y Casemiro, entre otros; Uruguay, con Valverde, Bentancur, Cavani y Godín; Colombia con David Ospina, Duvan Zapata y Santiago Arias, por ejemplo, o Chile, con Arturo Vidal y Alexis Sánchez. La problemática está extendida por el continente, un punto que martilla e influye decididamente sobre una resolución que se cocina con la llama del sentido común.

Qué leer a continuación