Coronavirus: por qué un suero podría ser el salvavidas de miles de personas antes de que llegue una vacuna

Yahoo Noticias
Coronavirus: por qué un suero podría ser el salvavidas de miles de personas antes de que llegue una vacuna
Coronavirus: por qué un suero podría ser el salvavidas de miles de personas antes de que llegue una vacuna

Las comunidades científica y médica están luchando contra reloj para buscar una solución a la crisis del COVID-19, el infausto coronavirus que nos amenaza. Y están mirando en todos lados, incluso en la historia de la medicina. De ahí ha salido la idea de utilizar sueroterapia, empleada en el pasado en otras pandemias.

¿En qué consiste esto? Esencialmente, en utilizar las defensas de personas que se han recuperado ya de la infección por coronavirus, inyectarla en personas enfermas o de alto riesgo, y darles así más posibilidades de sobrevivir.

Vamos a explicarlo un poco mejor. Cuando nos enfrentamos a una enfermedad, nuestro cuerpo busca entre sus anticuerpos cuál funciona y reacciona al patógeno – bacteria o virus – que nos ataca. Y si no lo hay, trata de “construirlos” – es mucho más complejo, pero vamos a dejarlo aquí.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Claro, al principio la infección lleva ventaja. Pero cuando el cuerpo da con el anticuerpo correcto, se dispara su producción y comenzamos a ganar nosotros. De ahí vienen los periodos de incubación, después síntomas y tras ello, curación. Y cuando llega este último, tenemos una gran cantidad de anticuerpos para la enfermedad, que todavía se siguen produciendo.

La sueroterapia se aprovecha de esta producción de anticuerpos, y de otra circunstancia interesante: que los anticuerpos funcionan igual, los hayamos producido nosotros o no. Vamos, que si te inyectan anticuerpos de otra persona, funcionan igual que si los hubieses generado tú. Disparan la reacción del sistema inmune y comienza la curación.

Obviamente, no todo es tan sencillo, directo ni rápido. En primer lugar, y conviene destacarlo, es una cura, no una prevención. Sirve para ayudar a quienes ya tengan el virus a superarlo con más facilidad. Pero ni evita contagios, ni genera inmunidad – si vuelves a contagiarte, no has generado inmunidad y sufres la enfermedad.

Luego está el problema de la compatibilidad de sangre. Para los sueros se saca sangre a una persona recuperada de la enfermedad, se purifican los anticuerpos, y se inyectan a otra persona. Por lo tanto, debe haber compatibilidad entre grupos sanguíneos – y no es tan sencillo como el sistema AB0. Aquí entra también en juego la cantidad de personas recuperadas, y el momento en que se les extraiga la sangre.

Entonces, ¿en qué quedamos? ¿Es buena opción, la solución perfecta, un intento desesperado? En realidad, puede ser muy útil – si, o cuando, se ponga a punto – para las poblaciones de riesgo. Personas mayores, con dolencia o problemas previos, embarazadas… o personal sanitario, que están tremendamente expuestos al virus y que si empiezan a caer podemos encontrarnos con un problema aún mayor.

Esperemos que no tarden en poner en marcha el protocolo, y que sea efectivo.

Me enteré leyendo aquí.


Más historias originales sobre el Coronavirus que te pueden interesar

Qué leer a continuación