Coronavirus. Entre la Play, los entrenamientos adaptados y la cuarentena: cómo pasan las horas los deportistas argentinos por el mundo

Olivia Díaz Ugalde
lanacion.com

Se tuvieron que adaptar, bajar las cantidades de entrenamientos y guardarse. El mundo vive una crisis sanitaria extrema y hay que asumir la responsabilidad y tomar conciencia. El brote y el crecimiento exponencial que tuvo el coronavirus en los últimos días sorprende y depende de todos frenar o disminuir su contagio. Los atletas argentinos, aquellos que tenían sus objetivos puestos en los Juegos Olímpicos de Tokio o en los Preolímpicos, tuvieron que poner un freno y bajar un cambio en este camino.

No es una tarea sencilla, ya que viven de rutinas extremas, responden a los incentivos colectivos y compiten con sus objetivos entre ceja y ceja. Pero hay veces que frenar, barajar y ayudar a uno y al prójimo. Muchos a la distancia, otros en sus hogares, otros lejos de su familia. Cada uno transita este momento de prevención con los cuidados necesarios y buscando objetivos motivadores para atravesar esta crisis.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"En nuestro deporte, y yo como entrenador de uno de los seleccionados, ahora hay que empezar a ver y reprogramar los calendarios. Hay que darle tiempo, esperar que haya un poco más de certidumbre, porque de momento está todo cancelado, y así debe ser porque es una crisis sanitaria mundial... la parte de navegación a vela está suspendida de momento, se sigue con la rutina física donde los preparadores físicos las han adaptado para que los competidores la puedan hacer en sus casas y hasta nuevo aviso estamos en esta situación", detalla Javier Conte, regatista argentino de 44 años.

"Creo que en estos momentos tenemos que tomar conciencia de lo que está ocurriendo a nivel mundial. Aunque sea por unas horas intentar, cuando se está el aislamiento, de poder desconectarnos y poder hacer la rutina física que cada uno recibió. Hay que tomar todos los recaudos, pero es una situación extraordinaria, grave de la humanidad, y tratar de hacer lo mejor pensando en el prójimo y en uno mismo para seguir entrenando la parte física", añade Conte.

"Para entrenarnos no tenemos lugar hasta finales de marzo. Así que hay que entrenar un poco solos en casa y con lo que se puede. Encima, en la gimnasia es bastante difícil porque se necesita de muchos aparatos para el entrenamiento, pero adaptamos las rutinas y nos enfocamos en los aspectos más físicos y de fuerza cada uno desde su casa para no perder el estado", describe el gimnasta Julian Jato, recuperado de una lesión en su tobillo y estaba volviendo a ganar ritmo competitivo.

Hay mucha incertidumbre e inseguridad porque circulan noticias falsas. Pasará pronto, pero la Argentina debe tomarlo con mucha cautela y responsabilidad, porque sino será muy tardeYamila Nizetich

"Todo el seleccionado de canotaje está aislado, pero entre nosotros nos estamos viendo para realizar las sesiones de agua juntos. Tratamos de tener el máximo cuidado posible. No compartimos vestuarios ni estamos en contacto cercano con otros, simplemente tomamos el bote y nos vamos al agua. Estamos muy atentos con la higiene, el contacto y nuestra salud. Los clubes están cerrados, incluso el que nosotros utilizamos en Tigre, así que estamos buscando alternativas para poder continuar con nuestros entrenamientos. Lo que queda es estar tranquilos, cuidarnos y ser responsables. Trato de ser optimista, pero el panorama es muy cambiante e incierto", cuenta el palista Agustín Vernice desde Tigre.

¿Qué medidas individuales toman? ¿Para qué aprovechan el tiempo en sus casas?

Desde la ciudad italiana de Novara, Yamila Nizetich, capitana de las Panteras, cuenta: "Las medidas de manera personal y del club fueron sencillas, se terminó la Liga y nos metieron a todos en cuarentena. Cada una está encerrada en su casa, sin poder vernos ni tener contacto con un otro. Solo podemos salir para ir al súper o farmacia nos dejan. El año olímpico todavía no se piensa porque aún no se sabe si se hacen o no, de momento está todo parado, cerrado, todo prohibido. Lo que hago es seguir algún plan de entrenamiento, o algún tutorial de YouTube para entrenarme, pero más que eso no, hay que estar guardados en casa. Está todo muy complicado.

... Eventually, everything connects ...

Una publicación compartida por Yas Nizetich (@yasnizetich) el 9 de Mar de 2020 a las 5:36 PDT

Es algo de mucha incertidumbre, pero intentando buscarle lo positivo a todo esto. Seguramente nos una más y empecemos a valorar mas algunas cosas, o sobre todo, no darle tanta importancia a otrasSebastián Simonet

Desde España, donde juega para el BM Benidorm de handball, Pablo Simonet detalla: "Mi club suspendió los entrenamientos, partidos y cualquier tipo de actividades hasta próximo aviso (pueden ser diez días como un mes y medio). Quedándonos en casa y cuidando la higiene sabemos que nos estamos cuidando, así que con mi novia lo estamos cumpliendo. Hay que aprovechar para descansar la cabeza, que durante estos últimos dos años y medio no paró más de cuatro días seguidos. Pero el cuerpo no puede parar ya que lo que conllevan los Juegos Olímpicos es estar siempre al ciento por ciento. Por eso sigo entrenándome en casa con ejercicios diferentes.

Ignacio Ortiz, jugador de los Leones, aprovecha el tiempo en familia y realiza los, entrenamientos de manera adaptada en su casa: la medida que tomé es de un aislamiento parcial, trato de evitar salir de mi casa salvo casos excepcionales. Hago mucho hincapié en la higiene, evito tocarme la cara y estar siempre con las manos limpias. Desde el club y la Confederación suspendieron las actividades en conjunto y pasamos a realizar entrenamientos individuales. Así que los entrenamientos los seguimos en nuestras casas o saliendo a entrenar de forma individual, porque tampoco está planteado desde el Gobierno un aislamiento total, por lo que tenemos rutinas para seguir entrenándonos para cuando la situación se normalice. El tiempo se pasa entreteniendo a mi hijo y tratando de entrenar y no perder ritmo. Busco informarme sobre lo que pasa minuto a minuto, porque cambia a cada segundo. Siempre tomando conciencia y sin volverme paranoico porque es lo peor que podemos hacer.

-En un año olímpico, ¿cómo siguen los entrenamientos? ¿Qué rol juega la cabeza?

Desde Andorra, Eduardo Sepúlveda, ciclista argentino de 28 años, relata su experiencia: "En España, por ahora, está prohibido entrenar. Yo estoy en Andorra y, hasta el momento, no hay nada que diga que no podemos practicar, pero cada gobierno está tomando medidas todos los días, así que hay que ver cómo evoluciona la situación. De cara a Tokio, si bien aún no está confirmado, yo sigo entrenando y llevando una vida ordenada como si estuviera en competencia. Otra cosa no podemos hacer. Las competencias están postergadas hasta nuevo aviso, pero uno no se pone en forma física en una semana, así que hay que seguir con la rutina. Siempre trato de minimizar estas cosas en mi cabeza, de creer que no es grave. Estoy tranquilo y tratando de no descuidarme. Tomo precauciones para evitar posibles contagios. Pero, al final, estamos dentro de una sociedad la cual está afectada, y las medidas que toman los gobiernos hacen que la gente en algunos casos tome medidas algo drásticas.

Es importante que nos quedemos en casa. Esto nos perjudica mucho, pero hay que mantener la calma y la mente ocupada en otras cosas.Es muy triste lo que esta pasando y hay que tomar concienciaEugenia Bosco (yachting)

Sebastián, el mayor de los Simonet, explica: "La cabeza lo es todo. La verdad es que me tomé unos días desde el jueves pasado, que fue cuando empezó a explotar todo. Hoy empecé a correr solo, y en casa buscaré ejercicios dinámicos que me ayuden a mantenerme en forma. El ingenio va a tener que florecer. Hay que ser muy creativos. Va todo muy dinámico y día a día. Lo que ayer nos parecía obvio, hoy es una incógnita. Y al revés. La ilusión de que Tokio se haga, está. Vemos que en Oriente van revirtiendo la situación, pero no sabemos si en este lado del mundo y, sobre todo en Europa, se va a poder erradicar a tiempo.

Por fuera de lo deportivo, ¿cómo pasan los días?

"Me junto con algunos amigos para hacer ciclismo de ruta, de San Pedro hasta Vuelta de Obligado. Pero hay poca o casi nula actividad social y deportiva... Todos tenemos que tomar conciencia de que se puede venir un desastre y estas medidas extremas, para mí, son buenas para abrir la mente y cortar la cadena de infección", dice desde su pueblo Julio Alsogaray, velista argentino.

"Curso la universidad OnLine, así que me habilitaron las materias. Ahí tengo una distracción muy grande. Cuando se empezó a suspender todo, me anoté en dos materias más para ocupar tiempo y cabeza. Personalmente, me quedo en casa. Opté por cuidar mi salud y también al otro. Nos enviaron un plan de gimnasio adaptado a casa y hacemos eso. No es lo mismo, pero entendemos que todos estamos en la misma situación. Nadie está en ventaja", señala Macarena Ceballos, desde Brasil, donde vive y representa al club Flamengo.

"Paso más tiempo en casa y aprovecho para jugar a la Play... lo hago online y juego mucho con el Colo Pablo Vainsten (compañero de la selección) y con Facundo Campazzo. También le estoy enseñando trucos a mi perro, ejercito un poco y miramos series con mi novia", describe Simonet, quien vive en España junto a Pilar Campoy (ex Leona).

"Ahora aprovecho para estar en mi casa, se hace largo porque soy inquieto. Ahora el departamento está muy limpio y ordenado porque son horas las que paso solo adentro. Para lo único que salgo es para las sesiones de agua y vuelvo", añade Vernice 24 años.

Tres casos de cuarentena: Conte, Jato y Cifuentes

Los tres llegaron el último fin de semana desde Europa, por lo que deberán guardarse por al menos 15 días. Los tres eran conscientes a los que se se exponían, pero sus apretados calendarios señalaban que debían estar en el Viejo Continente compitiendo. Desde sus hogares cuentan sus experiencias, las cuales los encuentra solos, con tiempo para pensar, estudiar, descansar y distender la mente.

Conte- Llegué de España hace tres días y estoy cumpliendo con la cuarentena, estoy aislado totalmente. Para no estar en contacto con nadie, ni con mi familia, ni con ninguna otra persona, porque vengo de un lugar de muchísimo contagio y donde la situación es muy grave, tomamos la siguiente decisión: mi familia me dejó mi auto en Ezeiza, pasé todos los controles sanitarios y aduaneros del aeropuerto, me subí al auto y me fui hasta Pilar donde vivo. Ahí mi papá me prestó una pequeña casa rodante que tenía y acá estoy, estacionado en frente a mi casa, solo. No tuve contacto con nadie, los saludé a mis tres hijos y mi mujer desde lejos. En la casa rodante me dejaron todos los bienes para comer, higienizarme, limpiar.. Acá estoy realizando mi aislamiento como corresponde, no tuve ningún síntoma, pero igual hay que tomar todas las medidas de precaución.

Jato- Llegué el domingo a la noche de viaje de varias semanas de competencia y entrenamientos, y viví toda la explosión del Coronavirus estando allá. Comencé la cuarentena, si bien no tuve ningún sintoma, ni presenté ningún problema, pero hay que evitar la propagación y hay que cuidar al prójimo, y por eso me guardo. En mi caso, para finales de marzo comienzo la facultad con la modalidad a distancia, asique aprovecharé para poder adelantar este aspecto lo más que pueda. También hay que aprovechar este tiempo para pasar tiempo en familia, mirar series y descansar la cabeza.

-En mi caso es un poco duro, porque mi año recién arrancaba después de una lesión. Habíamos realizado esta gira de entrenamientos y competencias para seguir agarrando ritmo, era mi vuelta a la competencia e intentar volver a mi nivel, y la sensación que me dejó era muy buena, pero esta situación que nos afecta a todos es muy triste, no solo de mi lado en lo individual, sino en cuanto a lo social y cómo nos afecta a todos como país.

Cifuentes- El domingo llegué de Europa, asique comencé con la cuarentena. La federación suspendió todos los torneos, la Liga suspendió su torneo y no había más competencia. Todos esto hizo, que al ver el desarrollo y los casos en europa, tomé la decisión de volverme. El tiempo se pasa lento, estar aislado se me hace difícil, no sé como pasar el tiempo.Estoy tranquilo, puedo estar acompañado, a una cierta distancia de mi familia y aprovechar para distraerme y volver a mi casa que hacía muchos meses que no volvía.

Qué leer a continuación