Coronavirus: la original protesta de los jugadores de Gremio de Brasil por tener que jugar pese a la epidemia

LA NACION
lanacion.com

El mundo está paralizando sus actividades por la expansión del coronavirus . El fútbol argentino se empecina, inexplicablemente, en seguir. La escena que se vio ayer en el Estadio Monumental fue una muestra de esta obcecación: mientras el gobierno nacional analiza paralizar el país para reducir lo máximo posible el contagio de la enfermedad y los propios futbolistas se quejan por tener que jugar, las autoridades de la Superliga creen que tiene sentido continuar.

Es que ayer sábado, el club dirigido por Marcelo Gallardo , River Plate , decidió no salir a jugar el primer partido de la Superliga contra Atlético Tucumán y, en cambio, anunció el cierre de puertas del club a partir de ese mismo día, 14 de marzo.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"Con esta medida, el club busca resguardar la salud de los socios, empleados y las miles de personas que concurren diariamente a las distintas actividades que se realizan en la institución", decía el comunicado de prensa del conjunto millonario.

Por tal decisión, River fue sancionado con la pérdida del partido, la quita de puntos y una multa equivalente a las 2.250 entradas generales.

En Brasil también reclaman

Algo parecido está pasando en Brasil , donde los jugadores de Gremio de Porto Alegre también protestaron por la no suspensión del fútbol. El equipo entrenado por Renato Portaluppi salió al campo de juego con mascarillas, en símbolo de reclamo por la continuidad de los partidos.

En Brasil, las medidas tomadas se limitaron al cierre de puertas al público de los estadios. Pero los partidos se juegan igual.

El Ministerio de Salud del país presidido por Jair Bolsonaro anunció el sábado que había registrado hasta el momento 121 casos de Covid-19 confirmados.

El miércoles pasado, el gobierno brasileño había suspendido, al menos por cinco días, todas las clases y actividades en escuelas y universidades públicas y privadas. A su vez, habían cancelado los eventos públicos de más de 100 personas.

Sin embargo, el conjunto de Porto Alegre tuvo que presentarse a jugar ante Sao Luiz, por el campeonato estadual de Rio Grande do Sul. Ganó por 3-2 pero el resultado parece no alcanzar porque lo que importa ahora no es el fútbol, sino la salud.

"Tengo varios jugadores asustados. ¿Cómo es posible jugar así?", lanzó Portaluppi al final del encuentro.

De todas formas, los futbolistas de Gremio no son los únicos que reclaman por la falta de normativas al respecto. Damián Musto, el mediocampista argentino de Internacional, escribió en su cuenta de Twitter: "Juegan con la vida de la gente como si fuera un videojuego. ¡Paren antes que sea tarde!".

Qué leer a continuación