Reducir el sueldo de los futbolistas: la medida que estudian en Italia y que pronto habrá que valorar en La Liga

Yahoo Deportes
De izquierda a derecha, Gonzalo Higuaín, Matthijs de Ligt y Cristiano Ronaldo. Estos jugadores de la Juventus son tres de los cuatro futbolistas mejor pagados en Italia. Foto: Marco Bertorello/AFP via Getty Images.
De izquierda a derecha, Gonzalo Higuaín, Matthijs de Ligt y Cristiano Ronaldo. Estos jugadores de la Juventus son tres de los cuatro futbolistas mejor pagados en Italia. Foto: Marco Bertorello/AFP via Getty Images.

Un debate social recurrente es el que se refiere a los salarios de los futbolistas de élite. Como sabe cualquiera que haya visto alguna vez las noticias, los que llegan a lo más alto manejan cantidades escandalosamente altas, lo que genera indignación y envidia a partes iguales. Cuando alguien plantea si es justo que cobren tanto por simplemente darle patadas a una pelota, la respuesta suele ser tan sencilla como contundente: se embolsan esas cifras porque generan mucho más dinero para sus clubes y patrocinadores.

Pero ¿qué ocurre cuando lo dejan de generar? ¿Qué pasa si, por ejemplo, una terrible pandemia mundial, llamémosla mismamente coronavirus, obliga a parar casi todo el deporte mundial, fútbol incluido? ¿Qué sucede si se dejan de disputar partidos, y por tanto de vender entradas en las taquillas, y de transmitirse por televisión, y no se muestran los logotipos de los distintos patrocinadores, y además como todo el mundo está recluido en casa tampoco puede ir a las tiendas a comprarse la camiseta de su estrella favorita?

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

En esas circunstancias deja de estar tan claro que sea justo pagarle semejantes millonadas. Es lo que está ocurriendo ahora mismo en Italia, el país de Europa más afectado por las infecciones. Allí la patronal del fútbol profesional está planteándose un recorte en los sueldos, para ayudar a compensar la caída brutal de ingresos que están teniendo.

Según Tuttosport, el dinero perdido por los clubes por ahora, entre los encuentros suspendidos y los disputados a puerta cerrada, se estima en unos 70 millones de euros. Habrá que ver cómo evolucionan los acontecimientos, pero un escenario optimista es que el desastre empiece a remitir y los enfrentamientos restantes se puedan volver a disputar, aunque sea sin espectadores, lo que elevaría el déficit a 150 millones. En el peor de los casos, si definitivamente el campeonato tiene que suspenderse, se habla de 700 millones que no se recuperarán. El economista Marco Bellinazzo se atreve a elevar la cantidad a 1.000 millones.

Por ese motivo incluso el presidente de la Federación italiana, Gabriele Gravina, ha dicho que “el recorte de los sueldos no puede ser un tabú en esta emergencia”. La Lega ya ha dicho que quiere negociar el asunto con el sindicato de jugadores que preside Damiano Tommasi, antigua leyenda de la Roma. Esta entidad, por su parte, está dispuesta a hablar del tema, pero pretende esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos y cuánto se deja de ingresar finalmente antes de discutir las cifras.

Porque además tampoco hay prisa: según el convenio vigente, el sueldo correspondiente a los tres primeros meses del año se debe abonar a finales de mayo, época en la que se espera que la situación sea un poco menos dramática que ahora y se pueda planificar a medio o largo plazo. Para estas nóminas los clubes tendrán que pagar menos, porque se aplica la reducción de impuestos que el gobierno ha decidido para tratar de mitigar el golpe en el tejido productivo italiano. La fecha de pago para los siguientes meses es en julio, justo antes de que (en teoría) comience la próxima temporada.

¿De qué reducción hablamos, en cualquier caso? No hay cifras concretas aún, ni las habrá mientras no se concreten las negociaciones, pero un primer borrador ya permite especular con rebajas entre el 20 y el 30 % para los futbolistas de la Serie A, la división más alta del fútbol transalpino, aunque la cuantía concreta dependería de los emolumentos en cada caso individual. En la Serie B y la C se prevén rebajas menores, o incluso que los que ni siquiera lleguen a una cierta cifra no sufran descuento alguno.

En este sentido, serían los futbolistas mejor pagados los que se verían más afectados. Por citar nombres concretos, Cristiano Ronaldo, delantero de la Juventus, podría perder 9 de los 31 millones de euros que cobra actualmente. El protugués es, de largo, el que más dinero recibe; los siguientes en el escalafón, sus compañeros De Ligt e Higuaín y el interista Lukaku, rondan los siete millones anuales.

Tal como dice Gravina, “estamos llamados a un gesto de responsabilidad, a demostrar que la solidaridad no es solo una palabra”. Dadas las circunstancias parece una actitud comprensible; de hecho, la de Italia es la primera iniciativa institucional por parte de la Liga del país, pero en otros países hay clubes que están pensando en medidas parecidas. Sin ir más lejos, el Barcelona lo tiene en mente. Teniendo en cuenta que España es, justo por detrás de Italia, el segundo país europeo más afectado por el coronavirus, no es descartable que nuestra Primera División en bloque tenga que plantearse una actuación similar.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación