Coronavirus. El fútbol europeo se debate entre despidos, rebajas salariales y pérdidas multimillonarias

LA NACION
lanacion.com

El impacto económico del coronavirus en el fútbol todavía resulta imposible de dimensionar. Sin actividad y sin certezas acerca del retorno de la pelota a las canchas, la crisis y la recesión comienzan a dominar el escenario del deporte que más dinero mueve en el mundo. A tal punto que distintos clubes europeos como, Olympique Lyonnais y Sion, de Suiza, ya anunciaron despidos y rebajas en los salarios de los jugadores. Y hay más: según sostienen en España, los directivos de Barcelona analizan la posibilidad de pedirles a sus futbolistas que hagan un esfuerzo económico y renuncien a una parte de sus sueldos.

En los últimos días la dirigencia blaugrana, encabezada por Josep María Bartomeu, mantuvo videoconferencias y elaboró varias propuestas para paliar el déficit que afrontará su club. Según publicó el diario La Vanguardia, una de ellas es solicitar a los futbolistas dirigidos por Quique Setién un "gesto". Según explican, el presupuesto de Barcelona para la temporada 2019/2020 destina 507 millones de euros en salarios y 135 millones en amortizaciones.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

La imposibilidad de generar ingresos repercute en la economía de los clubes de manera inevitable. Varios de Francia decidieron presentar expedientes de regulación de empleo parciales a sus planteles. Olympique, de Lyon, suspendió el sueldo a sus jugadores. Esta medida fue tomada para evitar que suceda lo peor: un despido masivo. Eso supone, según el sindicato de futbolistas, un recorte de su salario, ya que las medidas adoptadas por el gobierno para ayudar a los trabajadores que pierden temporalmente su empleo no afectan a los de haberes más altos. En concreto, las contribuciones estatales están limitadas a 4,5 veces el salario mínimo del país, muy por debajo del sueldo medio de la primera categoría francesa. Según informó Olympique, la rebaja incluye a sus empleados administrativos.

Lyon es el club más reconocido de los franceses que ya adoptaron esa postura, entre los cuales están Amiens, Montpellier y Nimes. En tanto, las entidades que no optaron por el expediente de regulación de empleo temporal colocaron a sus futbolistas en situación de vacaciones pagadas, lo que permite a estos cobrar el 100 por ciento de sus salarios.

Este escenario fue anticipado hace tiempo por la Bundesliga, cuyo director general, Christian Seifert, admitió días atrás que los clubes habían empezado a negociar con los jugadores una rebaja de sus sueldos mientras no regresara la competición, algo que es planteado también en la Serie A, de Italia. En Alemania, los jugadores de Borussia Mönchengladbach ofrecieron recortar sus ingresos durante la pandemia de coronavirus. El director de actividades deportivas del club, Max Eberl, dijo que los propios futbolistas se acercaron a la directiva para ofrecer un recorte salarial; el cuerpo técnico los imitó y los dirigentes decidieron cobrar menos. El director ejecutivo, Stephan Schippers, señaló que el club y la Bundesliga se encuentran en su peor situación financiera en más de 20 años debido a la pérdida de ingreso por venta de entradas, transmisión televisiva y patrocinadores. "Me siento muy orgulloso de los chicos. Es una señal clara: estamos unidos por Borussia en las buenas y en las malas", destacó Eberl.

A su vez, en Borussia Dortmund admitieron que el tema sería discutido "internamente con el equipo". Y Werder Bremen podría pedir a sus jugadores que aceptaran recortes salariales en medio de la crisis. Todo está en estudio, todo se analiza día por día.

Asimismo, otros clubes europeos tomaron caminos más drásticos. En Sion, de Suiza, se dio un caso puntual: muchos futbolistas no aceptaron el recorte salarial y la institución decidió despedirlos. Por ejemplo, al camerunés Alex Song, compañero de Lionel Messi en Barcelona entre 2012 y 2014. Si bien no fue confirmado de forma oficial, en la misma situación aparecerían el capitán Xavier Kouassi, Seydou Doumbia, Mickael Facchinetti, Christian Zock, Pajtim Kasami, Johan Djourou, Birama Ndoye y Ermir Lenjani. Este grupo de jugadores recibió el apoyo de la Asociación de Futbolistas Suizos (SAFP). "Esperamos que estos despidos abusivos sean revocados inmediatamente y se pueda discutir alternativas", expresó la entidad mediante un comunicado. La liga helvética se detuvo el 1 de marzo.

Según un informe de la consultora KPMG, una cancelación definitiva de los cinco grandes campeonatos nacionales de fútbol de Europa (España, Italia, Inglaterra, Alemania y Francia) conllevaría pérdidas de entre 3.700 y 4.280 millones de dólares. En este lote, la inglesa Premier League, que tiene 92 partidos pendientes, sería la más perjudicada, con unas pérdidas de entre 1.210 y 1.340 millones.

Esta semana se dio a conocer el aplazamiento de la Eurocopa 2020. Un hecho extraordinario, pues el máximo certamen continental siempre se había llevado a cabo sin complicaciones, desde su nacimiento, en 1960. En tanto, la Champions League, la Europa League y las competencias locales tampoco tienen certezas acerca de reanudaciones. Hay fechas tentativas que, según se presume, son demasiado prontas. Los clubes de fútbol tendrán que adecuarse a un panorama jamás afrontado en la era moderna de su deporte.

Qué leer a continuación