Coronavirus. La Fórmula 1 adelanta las vacaciones en un intento para salvar la temporada

Alberto Cantore
lanacion.com

Los aplazamientos de los Grandes Premios de Australia, Bahréin, Vietnam y China, debido a la pandemia provocada por el coronavirus, empujó a la Federación Internacional del Automóvil a adelantar las vacaciones que la Fórmula 1 toma en el mes de agosto. La idea de reformular el calendario traccionó la iniciativa. Sin actividad en los autódromos y con las fábricas amenazadas, Ferrari anunció el cese de tareas en sus sedes de Maranello y Módena, las escuderías ahora deberán permanecer obligatoriamente cerradas durante 21 días, entre marzo y abril, según aprobó el Consejo Mundial, que se reunió de manera telemática.

El doloroso récord de Italia

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"A la luz del impacto global del coronavirus Covid-19 que actualmente afecta a la organización de los eventos del Campeonato del Mundo de la Fórmula 1 de la FIA, el Consejo Mundial de los Deportes Motor ha aprobado un cambio en el Reglamento Deportivo de la Fórmula 1, moviendo el período de cierre de verano [europeo] a marzo y abril, además de extenderlo de 14 a 21 días. Por lo tanto, todos los competidores deben llevar a cabo un período de cierre de 21 días consecutivos durante los meses de marzo y abril. El cambio ha sido votado por unanimidad, tanto por el Grupo de Estrategia F. 1 como por la Comisión F. 1", señala el comunicado que publicó la FIA.

Récord de muertos y los planes para que el fútbol vuelva en Europa

La medida se ofrece como un mecanismo que posibilite reacomodar el calendario de carreras, con el deseo de resguardar la temporada 2020, aunque todavía se desconoce cuál sería la fecha de inicio. También, un guiño para Ferrari, que al cerrar su sede de Maranello atravesaría un período de desventaja, respecto al resto de las factorías. Red Bull Racing ya enunció que aplicará la medida a partir del 27 de marzo: "A todos nos encantaría volver a las carreras, pero la gravedad de esta pandemia está cambiando a cada hora y el impacto trasciende a nuestro deporte. La salud, la seguridad y el bienestar de nuestro equipo, los invitados, los aficionados y las comunidades que visitamos son nuestra prioridad absoluta y estamos tomando todas las precauciones posibles para mitigar la propagación del virus", manifestó el equipo de Milton Keynes.

El negocio global de la temporada asciende a 2000 millones de dólares, aunque el margen de beneficios es más exiguo: en 2019, las utilidades fueron de US$17.000.000, con los derechos de televisión y el canon de 35 millones de dólares que desembolsa cada organizador para recibir a la Fórmula 1. Las cancelaciones provocarían pérdidas que golpearían a Liberty Media, que viene de dos ejercicios económicos en rojo, pero también a las escuderías. Con el adelantamiento de las vacaciones, el grupo estadounidense que maneja la F. 1, con Chase Carey como CEO, ubicará alguno de los Grandes Premios aplazados en el reformulado calendario, lo que atenuaría el impacto de las pérdidas.

La intención de empezar la temporada el 7 de junio en Azerbaiyán es un deseo, porque esa fecha permitiría ordenar 19 de las 22 carreras que originalmente formaban parte del calendario 2020 de la F. 1. La revista especializada Auto Motor und Sport resaltó que, de concretarse la idea, el Gran Circo sacrificaría las fechas de Australia, China y Mónaco; el Principado, a pesar de presentarse como una carrera emblemática, que forma parte de la Triple Corona del Automovilismo, junto a las 24 Horas de Le Mans y las 500 Millas de Indianápolis, solo paga 5 millones de dólares de canon y el factor económico empujaría su salida. Los Grandes Premios de Países Bajos, Zandvoort regresaba después de 35 años al calendario, España, Bahréin y Vietnam -donde se correría por primera vez en la historia- serían relocalizados, mientras que el autódromo de Abu Dhabi se sostendría como el escenario del cierre del año.

Qué leer a continuación