Coronavirus. Una entrenadora viajó a Dubai, pero se canceló la World Cup, cenó y se volvió a Estados Unidos

Carlos Delfino
lanacion.com

No hay lugar para una postergación en este contexto de coronavirus. La 25ª edición de la Dubai World Cup deberá esperar un año y, por primera vez desde su instauración en 1996, la fabulosa serie de carreras de caballos que se corre en los Emiratos Árabes se queda sin calendario, a un puñado de días de su disputa. La temporada de turf se dio por concluida este fin de semana y el sábado próximo no se hará la fecha más esperada, la de los 35 millones de dólares en premios en sus ocho capítulos, en Meydan.

En los hipódromos árabes, desde hace cuatro semanas se estaba corriendo sin espectadores. Incluso, el viernes se desarrolló de esa manera la jornada en Jebel Ali, aunque 24 horas antes la autoridad deportiva de Dubai ya había suspendido todas las competiciones. Ningún organismo oficial explicó por qué sí se corrió en ese escenario.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Por eso, la incertidumbre sobre la Dubai World Cup se mantuvo unos días más hasta que el Gobierno de los Emiratos Árabes dispuso la prohibición de entrada al país para todos los extranjeros, excepto los diplomáticos. Así, con más de 150 afectados por el Covid-19 y dos muertes, sin que los mejores profesionales de cada uno de los continentes pudiera viajar e, incluso, muchos desistieran de hacerlo por temor al contagio, se dispuso la cancelación.

"Para salvaguardar la salud de los participantes, el Comité organizador ha decidido posponer para el año próximo la Dubai World Cup, siguiendo los lineamientos de precaución contra el Covid-19 que fueron trazados por el Gobierno", señaló el comunicado, que invita "a formar parte de nuestro mitin el año próximo". Claro que, decenas de caballos ya habían viajado y estaban entrenando allí a la espera de la orden de largada. Enterados, exteriorizaron su enojo. "Nos perdimos tres carreras en Estados Unidos por venir a esta carrera cancelada. Todos viajamos con nuestros caballos y de repente, no estamos corriendo. Ha sido un desperdicio", se lamentó Elizabeth Dobles, entrenadora de War Story. Los dueños del caballo norteamericano también habían viajado al Emirato. Conocida la noticia, cenaron en el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, y desde ahí se fueron directo al aeropuerto, para volver a los Estados Unidos. "Viajamos para ir a comer", ironizó Dobles, que además es galopadora, al portal Paulick Report. Apenas estuvieron 36 horas allí. Como ella, seguro hubo otros casos.

Dobles llegó a galopar a War Story

¿Por qué no se aplazó? La serie de carreras que se corre en Dubai cada fin de marzo reúne a gran parte de los mejores potrillos, potrancas, yeguas y caballos del mundo, por categorías y en una fecha particular. Por las altas temperaturas, en tierra árabe se corre únicamente desde el final del otoño al inicio de la primavera boreal, incluso en horarios nocturnos, y la incógnita sobre cuánto tiempo llevará restablecer la normalidad en el mundo, deja sin fecha disponible a estos clásicos, que incluyen a la segunda prueba más rica del mundo, para ejemplares adultos y en 2000 metros de arena, con 12 millones de dólares de recompensa.

Si las carreras se hicieran en otro momento de 2020, las categorías quedarían tergiversadas, pues los caballos del hemisferio sur ya tendrían un año más a partir de julio y el peso que llevaría cada uno estaría ajustado al mes de la disputa. Además, no hay certezas sobre cuándo podrían retomarse los traslados y en cualquier lugar del calendario se sobrepondría con otros grandes premios por realizarse en otros continentes, lo que haría poco probable el viaje de las grandes estrellas, incluidos los jinetes. "Nuestra intención siempre fue dar lo mejor de nosotros para celebrar el evento, pero no es posible en estas condiciones", explicó Frank Gabriel, director ejecutivo de la Dubai Racing Club.

Los caballos que fueron llevados estarán regresando a sus países desde este miércoles, y en el caso de los que fueron desde Estados Unidos, estarán en cuarentena en Nueva Jersey. Pero se trata del aislamiento tradicional que deben cumplir los animales en cualquier caso, porque no los afecta el coronavirus. Eso sí, quedaron todos en manos del personal de Dubai, pues los profesionales no pueden compartir vuelo con sus pura sangre. Los que sí deberán estar 14 días dentro de sus casas son los jinetes y cuidadores que se trasladaron. "Ahora estoy entrenando caballos desde el sillón de mi casa y esa no es la manera de trabajar", protestó Dobles.

En varias ciudades de los Estados Unidos, al igual que en Sudáfrica, Hong Kong, Singapur e Irlanda, entre otros lugares, la competencia continúa. El entrenamiento, con serias limitaciones, no cesa en ningún lugar.

Qué leer a continuación