Corona impulsa su reinvención

El Universal

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 17 (EL UNIVERSAL).- La atajada de José de Jesús Corona al penalti que cobró Emanuel Aguilera en el último minuto del clásico América-Cruz Azul ha callado muchas bocas que exigían la salida del veterano portero de las filas cementeras por los errores cometidos a inicio de torneo.

Esa imagen será la última que se vea del guardameta de 39 años y quedará marcada por mucho tiempo, ya que fue la que cerró la Liga MX, suspendida ahora por el problema de coronavirus.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"Si hay algo que Chuy tiene, es que reconoce sus errores y ese es el primer paso para mejorar", es lo que dice Roberto Pérez Loarca, quien entrenó a Corona durante casi 10 años.

Para Pérez, exportero de La Máquina en los 90 y que hoy dirige al Cruz Azul Hidalgo en la Liga Premier, J. J. Corona tiene la virtud de "reinventarse a sí mismo. Me sorprendió que cometiera uno o dos errores seguidos, pero una cosa que tiene, por encima de todos, es que sabe cuándo se equivoca.

"Muchos colegas le echan la culpa al árbitro, al balón, los defensas; Chuy no, él va hacia adelante. La directiva hizo muy bien en no dejarlo ir, y darle su proceso a [Sebastián] Jurado, además de tener a Guillermo Allison en el término medio, para fomentar la competencia".

Detener una pena máxima no es nuevo para Corona, en el Cruz Azul, donde lleva ya más de 10 años, suma 15, y esta última de alto valor moral para la nación cementera.

"Fue una acción de alta técnica. Dicen que se adelantó, y ¿qué portero no lo hace en estos tiempos? pero la virtud es que espera hasta el último minuto y saca le pelota con un lance felino, además aguantar la fuerza que llevaba el balón es muestra de que es un tipo que entrena a tope a pesar de su veteranía", explicó.

Quizá el futbol mexicano le deba algo a J.J. Corona, el haber jugado una Copa del Mundo. "Es un portero al que se le debió dar la oportunidad de jugar un Mundial. Sí, creo que hubo golpes bajos, por ahí lo castigan por indisciplina, y lo de 2014. Pero no hay que olvidar que es el único portero que tiene una medalla de oro olímpica y eso ni Jorge Campos o el mismo Conejo [Óscar Pérez], lo poseen".

"Es un gran portero, como todos, tendrá etapas buenas y malas; ojalá que pueda coronarlo con un campeonato de Liga, eso le daría gran satisfacción al pueblo del Cruz Azul, que ya lo necesita y lo pondrá entre los tres mejores porteros en la historia del club, al lado de Miguel Marín y Óscar Pérez".

* BUEN ATAJADOR

Bicentenario 2010. El primero se lo detuvo a Sinha, del Toluca, y mantuvo la victoria sobre los Diablos 2-3.

Clausura 2012. Le ganó la partida a Christian Benítez, del América, y evitó la derrota de su equipo.

Apertura 2016. En juego contra el Santos, evitó el gol de su ahora compañero Jonathan Rodríguez.

Apertura 2017. En cuartos de final, detuvo el disparo desde los 11 pasos de Oribe Peralta.

Clausura 2020. Defendió la victoria al desviar el penalti cobrado por el americanista Emanuel Aguilera.


Qué leer a continuación