Corea del Norte no irá a los Juegos Olímpicos de Tokio: los motivos de la decisión y la crisis del país

·4  min de lectura
Kim Jong-un probó una bomba H y y causó un temblor en China y en Rusia
Kim Jong-un probó una bomba H y y causó un temblor en China y en Rusia

A poco más de tres meses para la realización de los postergados Juegos Olímpicos de Tokio, Corea del Norte se convirtió en el primer país que renuncia a participar por temor al coronavirus. Con la intención de “proteger a sus atletas” y no exponerlos a posibles contagios, el Gobierno de Kim Jong-un anunció que no enviará una delegación a Japón mientras mantiene uno de los regímenes de cuarentena más estrictos del mundo: a pesar de que se ha filtrado poca información, desde la capital Pyongyang llegan indicios de escasez de alimentos, medicamentos y bienes básicos en medio de una crisis cada vez más profunda .

La decisión de Corea del Norte de no participar en los JJOO, que se desarrollarán desde el 23 de julio al 8 de agosto, se basa en la necesidad de “preservar la salud pública de los deportistas”, tal como indicó el espacio DPRK (Democratic People’s Republic of Korea) Sports, un órgano de comunicación estatal especializado en asuntos deportivos. A fines de marzo, el Comité Olímpico de la RPDC (República Popular Democrática de Corea) mantuvo “un encuentro virtual, a través de una videoconferencia, con miembros del comité y funcionarios deportivos” en Pyongyang, según reportó DPRK Sports.

No habrá espectadores llegados del extranjero en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 debido al virus

De esta forma, será la primera vez que el país de Asia Oriental decide bajarse de unos Juegos Olímpicos desde 1988, cuando boicoteó la cita en Seúl, la capital de Corea del Sur. Previamente, tampoco había acudido a Los Ángeles 1984 en un boicot con otras naciones encabezadas por la Unión Soviética.

El equipo unificado de Corea y sus animadoras del norte
El equipo unificado de Corea y sus animadoras del norte


El equipo unificado de Corea, una imagen que se vio en Pyongyang 2018 y no se verá en Tokio 2021

Tiempo atrás, en 2019, los líderes políticos de las dos Coreas acordaron trabajar “en conjunto” para intentar albergar los JJOO de verano en 2032 y hasta habían apuntado la chance de desfilar juntas bajo la bandera de la unificación en Tokio y de presentar equipos en conjunto (en baloncesto y hockey femenino, judo y algunas carreras de remo masculinas y femeninas), tal como ocurrió en los Juegos de Invierno Pyeongchang 2018 con el equipo de hockey femenino. Ahora, pese a las expectativas, nada ocurrirá.

El Comité Olímpico Internacional (OIC) ha declarado en un comunicado que no ha recibido “ninguna solicitud oficial del Comité nacional de Corea del Norte para que se le libere de la obligación de participar, de acuerdo con la Carta Olímpica”. Por otro lado, en Japón, el secretario jefe del gabinete, Katsunobu Kato, señaló en rueda de prensa que la participación de Corea del Norte es un asunto “a coordinar entre el comité organizador y el COI”, y que el Gobierno lo “está vigilando de cerca”. Kato agregó que el Ejecutivo de Japón “sigue haciendo esfuerzos para mejorar la situación, lo que incluye medidas contra el coronavirus para que puedan participar muchas regiones y países en los Juegos”.

La crítica situación en Corea del Norte impulsa la salida de diplomáticos

La situación crítica en Corea del Norte

Mientras tanto, las fronteras norcoreanas siguen cerradas desde hace 15 meses. A partir de enero de 2020, el Gobierno de Kim Jong-un resolvió “cortar casi todas las relaciones con el mundo exterior con el propósito de evitar afluencia de casos de coronavirus”. Siendo uno de los primeros países en impedir la circulación de personas entre su territorio y el exterior, desde entonces asegura que no ha detectado un solo caso de Covid-19 entre su población, aunque solo dice haber hecho 22.389 pruebas entre sus 26 millones de habitantes.

Recientemente, los empleados de la embajada rusa en Pyongyang publicaron una carta para anunciar una “salida colectiva” del personal diplomático extranjero y predijeron que no será la última debido a las insoportables condiciones en la capital norcoreana. “Es posible entender a quienes abandonan la capital. Casi todo el mundo puede soportar las restricciones totales sin precedentes, el agudo déficit de bienes esenciales, incluidos los medicamentos, la falta de cualquier posibilidad de resolver los problemas de salud“, escribieron miembros del personal de la embajada rusa.

Si bien se ha filtrado poca información del país, ha habido indicios de escasez de alimentos y una crisis cada vez más profunda . En febrero, Pyongyang hizo una demanda y espera recibir 1,99 millones de dosis, según confirmó por parte de la Alianza para la Vacunación (GAVI), miembro del programa de vacunas Covax de la Organización Mundial de la Salud. Fue la primera confirmación oficial de que Corea del Norte pidió ayuda internacional, en un contexto de negaciones de la crisis y con infraestructuras sanitarias que son consideradas insuficientes frente a una pandemia de semejante magnitud. Según la información oficial, recibirá la vacuna de AstraZeneca producida por el instituto Serum de la India.