La Copa que superó la pandemia con una pantalla de 32 metros

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 19 feb (EFE).- La victoria del Barça ante el Real Madrid (73-88) concluyó la Copa del Rey más excepcional de la historia. Por primera vez sin la mezcla de aficiones que es uno de sus grandes atractivos, la ACB la transformó en un espectáculo televisivo con una pantalla de 32 metros, con la que mejoró un 17% su audiencia.

La puesta en escena televisiva, marcada por esa pantalla de 32 metros de largo por 3 de ancho, se gestó cuando en los grupos de trabajo de la ACB pensaron en cómo involucrar a una afición que suele ser la gran protagonista del torneo, pero que en esta ocasión no podría estar por la normativa sanitaria.

En esa búsqueda de alternativas que combinaran la participación con la espectacularidad, se optó por esta enorme pantalla ubicada sobre uno de los graderíos bajos del WiZink Center de Madrid, en la que se hacía visible el apoyo de los aficionados tanto con vídeos de los seguidores de cada equipo como con mensajes en directo enviados por más de 2.000 aficionados y cánticos grabados.

La idea se mantuvo en secreto hasta el mismo jueves en el que dieron comienzo los cuartos de final, y estuvo orientada a complementar la realización televisiva, ya que esta iba a ser la única ventana que tendrían los seguidores por el coronavirus.

Los datos respaldan la apuesta, ya que la audiencia acumulada de la Copa del Rey fue un 17% superior a la del año anterior en Málaga, donde sí pudo haber público presencial. En total, 1.180.580 espectadores siguieron la competición, que como el año anterior fue en el canal de pago Movistar+, y 423.280 vieron la retransmisión del 'Clásico' entre Barça y Real Madrid que decidió el ganador. Fuera de España, se pudo ver en 115 países de cuatro continentes.

Esa intención de involucrar a los aficionados también se trasladó a otras ofertas de la competición, como las votaciones al jugador más valorado que ganó el estadounidense Cory Higgins (Barça), el jugador de cada partido, el concurso 'bracket' en el que los aficionados tenían que acertar los ganadores de cuartos, semifinales, final, resultados y jugadores del partido, o el concurso 'SuperMánager'. En total. 20.000 participantes, más de los 13.000 que habrían cabido en WiZink Center lleno.

Un seguimiento que se reflejó en las redes sociales: en Twitter la palabra clave (hashtag) #CopaACB fue la tendencia más duradera de la semana con 1,5 tuits por segundo tras la final, 15,3 millones de vídeos visualizados en los canales de la ACB, y un incremento del consumo en Facebook (un 81% más en visualizaciones), en Instagram (3,59 millones, un 23% más) y en la pujante TikTok, donde se superó el millón de visualizaciones (un 169% más).

MÁS DE 500 TESTS PARA ASEGURAR UNA COPA SIN COVID-19

Otro elemento fundamental para el torneo era evitar que se produjeran positivos que pudieran evitar competir a algún equipo, lo que se tradujo en más de 500 tests realizados a las plantillas, los árbitros y el personal del torneo. El resultado fue rotundo: cero positivos.

En este sentido, desde la ACB valoran el legado de la organización de la Fase Final Excepcional que se disputó en Valencia en junio, donde se disputaron 33 partidos con doce clubes en un formato de burbuja que permitió acabar la Liga Endesa.

Todas estas medidas han generado un impacto en audiencia acumulada que según la ACB supera los 317 millones de personas, incluyendo las apariciones en informativos televisivos, prensa escrita nacional, y medios digitales nacionales e internacionales, para un total de 5.310 piezas informativas, un dato que sigue creciendo conforme los ecos del triunfo del Barça siguen dando de qué hablar. Una Copa del Rey que derrotó a la pandemia.

(c) Agencia EFE