Copa Argentina: Racing sufrió en el final, pero festejó en los penales frente a San Martín de San Juan

Nicolás Zuberman
·6  min de lectura
Racing festejó en los penales frente a San Martín de San Juan
Fotobaires

A diez minutos del final, Racing ganaba cómodo por 2 a 0 ante San Martín de San Juan. Todo parecía definido en Sarandí por la Copa Argentina. Pero dos chispazos alcanzan para complicar a la Academia: el equipo sanjuanino encontró dos goles en dos minutos y forzó los penales tras el 2-2. Como le ocurre hace ya casi un año, necesitó de las manos mágicas de su capitán Gabriel Arias para salir a flote: el neuquino se hizo enorme en la definición por penales y así selló la clasificación a los octavos de final.

El viento a favor que traía Racing después del clásico de Avellaneda siguió soplando en Sarandí, por la Copa Argentina, aunque en algún momento de la noche asomaron las dudas. Así, pese a los temblores iniciales, el equipo de Pizzi sigue firme en todas las competiciones, justo cuando está por comenzar la Copa Libertadores, la gran espina que arrastra en los últimos años.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El partido ante Independiente, apenas el número 11 de su ciclo, se anunciaba como una bisagra para Juan Antonio Pizzi. No sólo por lo que suele estar en juego en el clásico de Avellaneda para Racing. Sino porque a partir de ahí para la Academia llegaría la parte más estresante del semestre: durante las próximas siete semanas tendrá partido cada tres días, con la intención de avanzar en el grupo E de la Copa Libertadores y meterse en la pelea de la Copa de la Liga local, que por ahora lo tiene entre los cuatro clasificados. Esta victoria ante San Martín de San Juan, por los octavos de final de la Copa Argentina, también tiene su peso para seguir adelante en todas las competiciones. En este certamen el Rojo otra vez aparece en el horizonte académico: si los dos logran avanzar hasta los cuartos de final, se cruzarán nuevamente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El penal agónico que Enzo Copetti transformó en gol el último sábado le dio aire a Pizzi y alegría a la mitad celeste y blanca de Avellaneda. ¿De qué se hubiera hablado si Mauro Vigliano no se robaba el protagonismo del clásico y el partido terminaba 0 a 0? ¿Cuáles hubieran sido los ánimos en La Academia con un empate que parecía clavado? Preguntas contrafácticas, que no parecen tener una respuesta.

Aunque en la cabeza del entrenador se pueden encontrar algunas pistas que van más allá del resultado: incluso para enfrentar a San Martín de San Juan decidió sostener el esquema que había utilizado ante Independiente, con Lucas Orban como lateral izquierdo y Eugenio Mena en la extraña posición de mediocampista. Ante un rival de la Primera Nacional, otra vez se vio un equipo chato, que ni siquiera supo aprovechar la comodidad del resultado y necesitó de la figura imponente de Arias una vez más.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En una entrevista publicada por Racing Play, el canal oficial del club, el entrenador santafecino elogió la solidez que encontró el equipo en estos tres meses de trabajo. Elegido por Rubén “Mago” Capria por ser un técnico con una propuesta audaz, Pizzi encontró mejores resultados cuando pudo asegurar el cero en su arco, algo que ocurrió en seis de las nueves presentaciones de la Copa de la Liga. Sobre esa seguridad en el área propia consiguió el colchón que le permitió ahuyentar los fantasmas de los primeros partidos ante Banfield y Aldosivi, además del 0-5 ante River por la Supercopa Argentina. Además, el otro buen indicio del que se puede agarrar Pizzi fue que sus dirigidos le respondieron en la cancha: los cinco triunfos que se llevó la Academia en esta temporada llegaron en los minutos finales, gracias a la respuesta y entrega de los jugadores. Con el envión anímico del triunfo en el clásico, ahora Racing deberá competir en este abril que servirá de termómetro.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Para el primero de los siete partidos entresemana que deberá afrontar La Academia de acá al 25 de mayo, el técnico decidió continuar con la rotación. Hasta ahora, Pizzi ya había echado mano a treinta futbolistas en estos once juegos por niveles bajos, contagios de coronavirus y lesiones. Ahora, también entrará en juego el cuidado de piernas. Serán 12 partidos en 45 días. Una seguidilla para terminar el calendario justo antes de la Copa América. En Sarandí, por caso, el DT le hizo lugar a Iván Pillud en el lateral derecho, a Mauricio Martínez como zaguero y a Matías Rojas y Fabricio Domínguez en la mitad de la cancha para darle descanso a Juan Cáceres, Joaquín Novillo, Tomás Chancalay y Leonel Miranda, que parecen haberse ganado un puesto entre los titulares. Eso sí: el inamovible es Copetti, otra vez como llanero solitario en la delantera. Luego Miranda y Chancalay ingresaron en el segundo tiempo.

Pese a la diferencia de jerarquía y de categoría, a Racing le costó encontrar los caminos al arco de Juan Pablo Cozzani. Apenas pudo fabricar algunos puentes aéreos. El primero, a los 9 minutos, cuando Lorenzo Melgarejo cabeceó un centro de Eugenio Mena y el palo le negó el gol. El segundo, a los 34, cuando Mauricio Martínez desvió un centro de Matías Rojas y puso el 1 a 0. Fue el primer gol que logró marcar la Academia en el primer tiempo desde que comenzó esta temporada. En el segundo tiempo, con la ventaja, ya sin los nervios por ser un partido eliminatorio, Racing jugó más cómodo. La prueba fue el segundo tanto: una larga seguidilla de pases que terminó en un desborde de Chancalay, con centro atrás para Copetti. Los dos refuerzos que más le rindieron a Pizzi. Y de los que va a necesitar para esta seguidilla en la que definirá el semestre. Tanto se relajó que terminó sufriendo. Y recién ahí, en los penales, recordó que su figura no es ninguno de los dos puntas que llegaron de Santa Fe. Racing sigue dependiendo de su arquero, Gabriel Arias.