Copa Argentina: a Lanús se le escapó y Patronato aprovechó para ganar en los penales

Ariel Ruya
·2  min de lectura
El festejo de Patronato, la decepción de Lanús
Fotobaires

Lanús hace un culto a las divisiones menores, todo un mérito en tiempos de bolsillos vacíos. Sin embargo, el club granate no precisa de que la economía del fútbol argentino se encuentre patas para arriba: lo hace por convicción, como una búsqueda inclaudicable.

Los chicos deben crecer, madurar. Los pecados de juventud, a veces, juegan malas pasadas. Lanús lo dejó escapar, Patronato lo agradeció: alcanzó los octavos de final de la Copa Argentina, luego de ganar por 5 a 3 en los penales, tras el 2-2 en los 90 minutos, en un entretenido encuentro en Sarandí. Tendrá un rival del ascenso, que se resolverá entre Estudiantes de San Luis (Federal A) y Villa San Carlos (Primera B). El torneo seguirá hoy, a las 18, con Vélez-Talleres.

San Lorenzo, en problemas: perdió con Santos y ahora deberá ganar en Brasil para entrar en la etapa de grupos

Al igual que Banfield, su enemigo íntimo, que con la prepotencia de su semillero alcanzó un emotivo 2-2 con Estudiantes, con un equipo maquillado por la ausencia de 15 jugadores, víctimas de Covid-19, Lanús cuidó a algunos soldados para el torneo local, se nutrió de Pepe Sand, el padre de todos y jugó con los chicos. Y con la pasión y las torpezas propias de los pecados de juventud: una bien, una mal. Una de salón, otra fuera de órbita. Pero siempre, siempre, hacia adelante: de vez en cuando, con los ojos cerrados. No claudica nunca. Debió ganarlo en los 90 minutos. Y, sin embargo, cayó en la trampa de los penales.

Un zurdazo desde fuera del área de Esquivel, un joven picante, que suele pegarle al balón con una potencia endiablada, abrió el marcador. Esquivel es uno de ellos: tiene 22 años, como Toto Belmonte, que a esta altura es todo un experimentado. La nómina, al menos de los titulares, es enorme: Lautaro Morales (21), Brian Aguirre (20), Julián Aude (18) y Pedro de la Vega (20), con mayor recorrido y arranques veloces, punzantes, que no siempre acaban en el destino mejor. Del tiro libre… al penal fallado.

Días atrás, Lanús superó a Patronato por la Copa de la Liga, en un vibrante 4-2, resultado que repitió contra Gimnasia. A partir de la derrota en el clásico, busca despegar. A propósito del duelo del Sur, debido a un reclamo de Lanús por la supuesta mala inclusión de Gregorio Tanco, juvenil de Banfield, el encuentro sigue su curso en los escritorios de la AFA. En los próximos días tendría el fallo definitivo.

Boca sonríe: Edwin Cardona viajará a Santa Fe y jugaría ante Unión

Cuando Lanús estaba a punto de marcar el segundo, Patronato encontró una mano inocente de Burdisso en el área y Junior Arias marcó el 1-1. De la Vega pateó como un especialista. Volvió a surgir Arias, en un contraataque eficaz. El conjunto de Paraná se animó y confundió a Lanús en un final electrizante. Hasta que llegaron los penales.