Copa América. La sensación de deuda del centenario Kun Agüero

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Socios por un instante: Agüero, en el principal acierto de su producción contra Bolivia, asistió a Messi para el segundo gol del capitán; el "Kun" desaprovechó la oportunidad en su partido N° 100 en la selección
AP Photo / Bruna Prado

Membresía para el ‘Kun’, bienvenido Sergio Agüero al exclusivo Club de los 100. Estas marcas demandan un umbral de exigencia máximo: constancia, categoría y ambición. Si falla una, se derrumba todo. Pero hay algo paradójico: aunque jugó muchos partidos, nunca fue el dueño del puesto. Casi siempre se trató de la opción para Crespo, Diego Milito, Tevez, Higuaín, y ahora Lautaro Martínez… Todos los entrenadores que condujeron a la selección contaron con él, pero para ninguno se volvió incondicional. Del centenar de encuentros, ¿en cuántos fue titular el ‘Kun’? En 62. ¿Cuántas veces apareció como una opción desde el banco? Los otros 38. ¿Y en cuántas oportunidades completó los 90 minutos? Once, apenas 11 veces. Anoche volvió a suceder. Salió. No aprovechó la oportunidad. Entró Lautaro y convirtió en la segunda pelota que tocó.

La trayectoria del ‘Kun’ en la selección invita a la discusión. Campeón mundial juvenil y olímpico, en la mayor casi no tiene instantes que enseguida se identifiquen con él. Su carrera de crack se construyó en los clubes; es sencillo encontrar momentos únicos en Independiente, en Atlético de Madrid y desde luego en el Manchester City, donde alcanzó la dimensión de leyenda.

Para no perderse detalle: ¿cómo seguirá la Copa América?

Pero la selección siempre ha sido un suelo resbaladizo. Insinuaciones, esperanza, buenas conexiones con Messi -como anoche para el segundo tanto del capitán-…, y un sabor final a insatisfacción a partir de las expectativas que despierta la figura del ’Kun’. Entonces, vuelven a posarse las paradojas. Salvo su compinche extraterrestre, Messi, nadie convirtió más goles que Agüero en la selección desde el debut en 2006, de la mano de Alfio Basile: 41 (20 oficiales, 21 en amistosos). Pero pocos fueron relevantes. El que le marcó a Islandia fue el primero en una Copa del Mundo. El tanto a Francia, insuficiente, en la despedida de ese Mundial 2018, parece una alegoría.

Conexión Agüero-Messi en el tercer gol

El primero en atravesar la barrera de los 100 partidos fue Diego Simeone, en 1999. Nadie le quitará esa distinción. Lo siguieron Roberto Ayala, Javier Zanetti, Javier Mascherano, Messi y Ángel Di María. Se suma Agüero, el séptimo pasajero. No es casual que este fenómeno haya ocurrido en las dos últimas décadas, ha ido de la mano de la intensidad de la agenda albiceleste. El sistema de eliminatorias todos contra todos, las Copas América con mayor frecuencia, los múltiples amistosos en destinos impensados por razones económicas… Sólo como ejemplo, Mario Kempes jugó 49 encuentros en la selección, y Jorge Burruchaga, 57. Tampoco conviene perder de vista que piezas como Messi, Mascherano, Di María y Agüero pertenecen a una generación brillante, que se sostuvo en la elite desde su jerarquía. Si Messi no existiera, el mejor futbolista argentino de los últimos 15 años sería el ‘Kun’ Agüero. Síntesis de su magnitud. Él también está buscando el encuentro entre el crack y la selección. Necesita hacer las paces.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.