Copa América: Lionel Scaloni tiene un problema porque la selección argentina siempre está empezando

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El DT de la Argentina, Lionel Scaloni, parece no encontrar respuestas para algunas fallas del equipo, que empezó la Copa América con un 1-1 frente a Chile
Buda Mendes / Getty Images

La Argentina dio un paso al frente en la Copa América. Pero después, dubitativa, volvió sobre sus huellas. Quedó en el mismo lugar. Algo parecido había ocurrido frente a Colombia. Buenas intenciones. Toques interesantes. Jugadas creativas. Y, un rato después, el retroceso, la nebulosa. Las dudas. Los cambios. Un empate –otro– con sensación de bolsillos agujereados. Con la impresión de que todo pudo haber sido mucho mejor. Habrá que empezar de nuevo. Aunque tal vez allí esté el problema: el seleccionado siempre está empezando.

Copa América. El debut de la selección argentina no fue el de un candidato que quiere arrebatarle el título a Brasil en su casa

El recambio que impulsó Lionel Scaloni es un hecho con tres años de trabajo. Hay virtudes en nombres encontrados en un muestrario poco recorrido. Esas búsquedas son lo mejor de la gestión. Lionel Messi encontró un lugar preponderante sin sentirse un salvador. El equipo tiene personalidad aún con la ausencia de aquellos viejos caudillos. No se deja llevar por delante. Como anoche, frente a Chile, con Vidal, Medel, Bravo, Isla o Mena, por caso, exponentes de una generación con temple, carácter y rodaje. Nadie escatimó piernas.

Pero el equipo argentino no consigue afirmarse sobre sus pilares. Va y viene. Oscila entre la valentía y los titubeos. Si se lanza decidido, marca diferencias. Eso sí: le falta punch, peso ofensivo. La fortuna resulta esquiva en los metros finales, es verdad. Tan cierto como que Lautaro Martínez no atraviesa su mejor momento frente al arco y que las variantes no garantizan eficacia.

El técnico argentino Lionel Scaloni durante el debut en la Copa América 2021 frente a Chile
Wagner Meier / Getty Images


El técnico argentino Lionel Scaloni durante el debut en la Copa América 2021 frente a Chile (Wagner Meier / Getty Images/)

El seleccionado también se pierde en un remolino de planes confusos. Se desinfla si las cosas se tuercen de repente, como en el penal de Tagliafico a Arturo Vidal. O como los errores de Foyth ante Colombia, el jueves último, por las eliminatorias. Así, los adversarios crecen, se envalentonan a la par de las decisiones zigzagueantes que actúan como un estímulo para los demás.

Copa América: Dibu Martínez suma méritos para adueñarse del arco de la selección argentina

Entonces, Scaloni vuelve a empezar. Sí, otra vez. Sale uno de sus emblemas, Paredes, llamativamente, para dejarle el lugar a Exequiel Palacios. Un rato antes entra Di María, con sus vaivenes con el entrenador a cuestas, por Lo Celso. La falta de contundencia propicia el ingreso de Agüero. No hay caso. Ya cerca del final, lateral por lateral: Molina por Montiel. En ese sentido, la mano del DT no entrega un trazo definido en una hoja de ruta a la que le restan varias escalas. Una identidad que se construye más allá del estado del campo de juego. Lectura errónea. No verlo sería el problema más grave.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.