Copa América: Gustavo Alfaro y Ecuador vibran entre defensas y críticas

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Gustavo Alfaro y un gesto que lo define; paciencia para ejecutar un plan, virtud que el rafaelino intenta aplicar en Ecuador para que la Tri regrese a la Copa del Mundo en Qatar 2022
AP Photo / Ricardo Mazalan

El insólito formato de la Copa América relanza a Ecuador, que en la última jornada del Grupo B pasó de desahuciado a estar a un partido de firmar la mejor clasificación en la historia del torneo continental. Al igual que en septiembre del año pasado, en el estreno oficial del ciclo, la Argentina le tomará el pulso a la Tri y a su seleccionador Gustavo Alfaro. Siempre sereno, planificador de hasta el mínimo detalle, la receta que aplica el director técnico para alejarse de las fórmulas de consistencia volátil que imponen los resultados provoca recelos y críticas. El rafaelino proyecta y pretende edificar sobre seguro, pero el humor y la expectativa del entorno muta entre el cielo y el infierno. La ausencia en los dos últimos mundiales y las decepciones del pasado, la trampa que Alfaro deberá superar sin traicionarse.

La traumática experiencia en Boca, donde cada acto es expuesto y cada palabra estudiada desde puntos ilimitados, por momentos se reproduce en Ecuador. Alfaro habla y si el mensaje no tiene el contenido que los analistas quieren, las voces se alzan. Del virtuosismo y la confianza que dieron los triunfos al murmullo y las voces de desaliento ante la racha sin éxitos. Fiel a su estilo, el seleccionador no se aparta del libreto: los seis partidos sin victorias, entre las eliminatorias y la Copa América –no ganó ninguno de los cuatro encuentros del grupo-, lo mantienen enfocado en el objetivo de máxima, que es la Copa del Mundo de Qatar 2022. La inconsistencia de los resultados le mina el camino y las declaraciones son ejes de las controversias.

“Por más que nos critiquen, mis muchachos van al frente. Fueron fuertes para no caerse, siempre fueron con mucha valentía a buscar el resultado. Vamos a enfrentar a la Argentina, pero nosotros debemos saber lo que somos. La jerarquía no se teme; se respeta, pero no se teme y vamos a jugar de igual a igual”, apuntó Alfaro, después del empate 1-1 con Brasil, que le permitió abrazar la cuarta y última plaza –por sobre Venezuela- y lograr el pase a los cuartos de final. Un paso más y Ecuador repetirá su mejor resultado histórico: estar entre los mejores cuatro, como en 1993, 1997 y 2016.

Marca el rumbo: después de un inicio destacado en las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022, Ecuador entró en una racha negativa y acumula seis partidos sin victorias
Eraldo Peres


Marca el rumbo: después de un inicio destacado en las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022, Ecuador entró en una racha negativa y acumula seis partidos sin victorias (Eraldo Peres/)

El mensaje de Alfaro tenía como blanco a los detractores del proyecto, aquellos que exigen replicar en cada juego las goleadas sobre Uruguay y Colombia, en el inicio de las eliminatorias. “La Copa ha sido muy buena en rendimiento y mala en resultados. Una Copa América no me clasifica al Mundial y sí la experiencia que a mí me puede dar, buena o mala, clasificando a cuartos, llegando a la final, siendo campeón o quedando eliminado. Y sé que la experiencia que me llevo es muy rica”, manifestó. La defensa del plan fue el eje de las críticas: lo que un tiempo atrás era elogio -hasta el presidente Guillermo Lasso participó de un asado para 90 personas que preparó el propio Alfaro en las fantásticas instalaciones de la Casa de la selección, en Quito- de repente se convirtió en reprobación.

Ecuador no ofrece una constelación de estrellas ni a un conjunto de galácticos. Enner Valencia es su referente. El delantero, de 31 años, es la guía de jóvenes con los que Alfaro encara una renovación, una tarea que la Tri empezó a disfrutar en el campeonato Sudamericano Sub 20 de 2017, cuando fue subcampeona de Uruguay. Ángelo y Ayrton Preciado, Piero Hincapie, Pervis Estupiñan, Alan Steven Franco, Jeghson Méndez, Moisés Caicedo y Diego Palacios, ocho jugadores entre 19 y 24 años que fueron titulares con Brasil; desde el banco de los suplentes saltaron Gonzalo Plata y Leonardo Campana, ambos de 20 años. El seleccionador respalda y mensura: destaca a Ángel Mena –33 años, autor del gol frente a la verdeamarela y que recupera su mejor versión futbolística- y a Plata, que se infiltró cuatro veces para jugar.

Sin el rosarino Damián Díaz, que contrajo Covid-19 antes del partido con Brasil, Alfaro convocó a Carlos Gruezo. Las convocatorias fueron también puestas bajo la lupa. La ausencia de la nómina de Byron Castillo (Barcelona, de Ecuador) y de Romario Caicedo (Emelec) agitaron las aguas y los entrenadores ecuatorianos Otto Morcillo y Carlos Torres Garcés las calificaron de “sorpresivas y sin sentido”. La situación de Castillo es extrafutbolística y esconde una problemática que no es nueva en el país: las actas de nacimiento. El Registro Civil duda sobre el origen del nacimiento, pero el recurso de apelación fue rechazado de forma unánime por el Tribunal de Alzada, que ordenó que se valide la información que señala que nació en la provincia de Guayas, el 10 de noviembre de 1998. El secretario técnico de la Federación Ecuatoriana, Gabriel Wainer, sin embargo, confirmó que no se notificaron cambios legales.

Ángel Mena celebra el gol del empate frente a Brasil, resultado que clasificó a Ecuador a los cuartos de final de la Copa América; ahora será el turno de la Argentina, ante quien en el certamen continental la Tri solo logró cinco empates en 15 partidos
AP Photo / Ricardo Mazalan


Ángel Mena celebra el gol del empate frente a Brasil, resultado que clasificó a Ecuador a los cuartos de final de la Copa América; ahora será el turno de la Argentina, ante quien en el certamen continental la Tri solo logró cinco empates en 15 partidos (AP Photo / Ricardo Mazalan/)

Como cuando dirigía en la Argentina, Alfaro se refugia en la lectura. En la filosofía intenta descubrir respuestas sobre las causas y los efectos de las cosas naturales, en particular sobre el hombre y el universo. Explorar, programar, ensayar, sacar conclusiones y repetir la experiencia es un manual de estilo del rafaelino, que en medio de las turbulencias se protege blindando al grupo. “Me habían dicho que el jugador ecuatoriano era endeble en su respuesta anímica ante un momento de adversidad y la verdad que yo pudo decir todo lo contrario. Confió plenamente en el corazón de estos muchachos. Me encantaría que los 17 millones de ecuatorianos vivieran lo que están viviendo estos muchachos, desde su dolor cuando no se consigue un resultado hasta la entrega innegociable que tiene por esta camiseta”, alentó con orgullo Lechuga, el mismo que le pidió a Tite que no decline en su trabajo al frente de la selección de Brasil y al que le vaticinó un título del mundo.

Ecuador intentará dar un salto de calidad para seguir adelante. Con lo que hizo hasta el momento, Alfaro sabe que no le alcanzará. La Copa América no le dará desquite ni nueva oportunidad si no supera a la Argentina, aunque el rumbo del plan no se cambia: Qatar 2022.

En menos de un año al frente de la selección de Ecuador, Gustavo Alfaro viajó de los elogios a las críticas; el rafaelino volverá a medirse con la Argentina, rival con el que debutó con una derrota en la Bombonera en las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022
EVARISTO SA


En menos de un año al frente de la selección de Ecuador, Gustavo Alfaro viajó de los elogios a las críticas; el rafaelino volverá a medirse con la Argentina, rival con el que debutó con una derrota en la Bombonera en las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022 (EVARISTO SA/)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.