Las dos Copa América no se cambian ni por estar en Rusia 2018

Ambos chilenos fueron considerados en la cuarta oncena ideal, escogida por el FIFPro.

La no clasificación de la Selección chilena al Mundial de Rusia 2018 puso fin al ciclo más exitoso en la historia de La Roja. El equipo de Juan Antonio Pizzi cayó 3-0 en Sao Paulo y el representativo nacional quedó fuera de la Copa del Mundo. No se pudo ante Brasil, como no se pudo en el Estadio Monumental, en el Hernando Siles, en Asunción y en otros partidos donde esta escuadra no demostró sus mejores armas, donde vivió el contraste del fracaso frente a todos los éxitos y alegrías que le regaló al país con la coronación de las Copas América, algo inédito en el balompié nacional.

Y es que la primera campaña de Chile, al mando de Jorge Sampaoli, La Roja no solo saboreó el primer título de su historia, también vivió una emotiva tanda de penaltis ganada a Argentina (4-1) tras finalizar sin goles en el tiempo reglamentario y la prórroga de 30 minutos, haciendo olvidar el día más triste del fútbol chileno: el inolvidable "palo de Pinilla" de un 28 de junio de 2014, por octavos de final contra Brasil en el Mundial. Chile jugó seis partidos, ganó cuatro y empató dos con los que cosechó catorce puntos de dieciocho posibles, el equivalente a un 77,7 por ciento y se llenó de gloria.

Un año más tarde, logró lo impensado. Ya con Pizzi, volvió a escribir un enorme capítulo en su historia y se quedó con el título de la Copa Centenario luego de vencer otra vez vía penales a la Albiceleste (4-2) en una friccionada y dura final disputada en el MetLife Stadium de Nueva Jersey. Los argentinos volvieron a quedarse en la puerta del título y Lionel Messi, que falló un penal, se quedó sin levantar el trofeo con la escuadra albiceleste. Cuatro triunfos, un empate y una derrota fue el saldo de la campaña del seleccionado chileno campeón del torneo conmemorativo que se jugó del 3 al 26 de junio. El comienzo del 2017 lucía esperanzador. Chile se quedó con la primera edición de la China Cup tras vencer en la final del torneo a Islandia por 1-0 y su desafío estaba en Rusia, en la Copa Confederaciones. En el certamen de los campeones, remató segundo tras caer al siempre poderoso equipo alemán que estructuró un 1-0 en el Zenit Arena.

Ahí comenzó la debacle de la era dorada. Un solitario gol de Stindl, después de un error de Marcelo Díaz en la salida de balón, fue suficiente para derrotar a la Roja en San Petesburgo y sumar así una seguidilla de derrotas que culminaron con el Equipo de Todos tratando de abrochar la clasificación frente a la escuadra de Neymar y compañía. Pese a que Chile, país que vive del exitismo, tendrá que conformarse con ver el Mundial por la TV, nada se compara con los logros que nos entregaron jugadores como Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Claudio Bravo o Gary Medel, la columna vertebral de los bicampeones. Pese a que Roja se quedó con las manos vacías, se va con la frente alto. "Pero esto no es el final de nada. Ni de una generación, ni de este equipo ni mucho menos el final de nuestros sueños... Tenemos mucho para pelear, mucho para dar, muchas alegrías por delante", escribió el volante de Bayern Munich en su Instagram graficando el sentir del chileno.

"Toda derrota tiene revancha. Este va a tardar un poco, pero va a llegar, tarde o tremprano va a llegar... Por eso estoy seguro que todos juntos vamos a volver más fuertes que nunca. No nos den por muertos jamás, somo guerreros chilenos", sentenció. Ahora, solo resta pararse y seguir escribiendo la historia, esa que empezó un 4 de julio de 2015 y que no se cambia ni por estar en Rusia 2018.