Las contradicciones de Monterrey en el Caso Funes Mori

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 5 (EL UNIVERSAL).- Aunque se quisiera decir que el caso de Covid-19 en Rayados de Monterrey quedó cerrado, la realidad es que nada ha quedado aclarado.

Las contradicciones se siguen dando y directiva, cuerpo técnico y jugadores han mostrado pruebas fehacientes de que no hubo un buen manejo.

Días antes del juego ante el América, Javier Aguirre, reconoció que había jugadores infectados, dio nombres de los enfermos pero aceptó que había otros casos sospechosos...

El partido se efectuó sin que el cuerpo médico de Rayados tomara las medidas pertinentes para estos casos y la prueba de esto se encuentra en qué en América hubo tres casos se Covid-19, aunado a que los regios tuvieron que cerrar por tres días El Barrial, su centro de trabajo debido al brote de infección que llegó hasta las fuerzas básicas y personal administrativo.

Queda como hecho el festejo de Rogelio Funes Mori en el gol contra América, agachando la cabeza evitando el contacto directo con sus compañeros, síntoma de que las cosas no andaban bien. Ante esto hasta el presidente del equipo, Duilio Davino, tuvo que "aclarar" dicha celebración: "que así era su forma de celebrar", lo que fue otra contradicción porque, en el duelo ante Atlas, los festejos de Funes Mori fueron efusivos, muy diferente a lo que sucedió con América.

El caso tomó grado de escándalo, ya ti que la Liga MX realizó una junta de emergencia para alertar a los equipos sobre sus protocolos sanitarios, reduciendo el tiempo para realizar las pruebas PCR.

El "Vasco" Aguirre, protegido por la prensa local, dijo que nunca se prestaría a que jugadores con Covid estuvieran en el campo.

Ahora, Rogelio Funes Mori pide pruebas de que jugó contagiado. Palabras van y vienen, pero es evidente que hay contradicciones en el caso de Rayados con declaraciones que no coinciden con los hechos.