Conor McGregor: usa muletas y podría estar inactivo por seis meses tras la paliza que sufrió ante Poirier

LA NACION
·2  min de lectura

El irlandés Conor McGregor, la máxima figura de la UFC (Ultimate Fighting Championship, artes marciales mixtas) podría estar varios meses inactivo tras haber sido vencido por KO el fin de semana pasado, por el estadounidense Dustin Poirier, según el informe médico que dio a conocer este martes la organización.

El dominio de Poirier sobre su adversario comenzó con una serie de patadas en el pie derecho del multicampeón. Fue por eso que se lo vio salir con muletas y con enormes dificultades para caminar, tras la contienda.

McGregor, de 32 años. deberá estar 45 días, como mínimo, sin pelear y 30 días sin contacto de entrenamiento. Pero ese lapso, según el informe médico de la UFC, podría incrementarse según la gravedad de las lesiones que tiene en la tibia y el peroné derecho.

Lejos de intentar minimizar la paliza que sufrió, McGregor reconoció: "Mi pierna está completamente muerta. Paré sus patadas mayormente con el frente de la pierna. Estuvo muy comprometida".

UFC: Jake Paul se burla de Conor McGregor y le ofrece 10 mil dólares en vez de 50 millones para pelear

Los médicos sospechan que Mc Gregor podría tener una lesión en su tibia o peroné. En caso de ser así, el irlandés podría estar fuera de la escena por 180 días. No obstante, si la lesión no es tan profunda, podría regresar antes, siempre y cuando un médico lo autorice.

Tras la pelea, el irlandés publicó fotos suyas descansando en Abu Dhabi, sede del combate en donde la UFC posee un estadio en donde realiza las veladas.

"No fue mi día, pero fue una buena pelea para mejorar. Estoy muy emocionado por una trilogía, opción que tengo en mis manos. Dustin es un gran competidor, y no veo la hora de volver " indicó el irlandés.

McGregor, de 32 años, que compite en UFC desde 2013 y fue el primero en coronar dos títulos de distintas categoría en 2016, volvió a pelear en la división ligero a un año de su último combate, que le había ganado al estadounidense Donald Cerrone en Las Vegas. Poirier, segundo en el ranking de UFC, se tomó revancha de la derrota por KO ante el irlandés en 2014 y lo invitó a un tercer combate tras autoproclamarse como "nuevo campeón".