"Estoy conmovido": Sebastián Vega, el basquetbolista que contó que es gay, agradeció los mensajes de apoyo

LA NACION
lanacion.com

La carta en la que el basquetbolista de la Liga Nacional Sebastián Vega contó públicamente que es gay fue un sacudón para el deporte argentino. Es una confesión con pocos antecedentes en el país. Y por fortuna, la comunidad deportiva reaccionó positivamente a la noticia, felicitando y alentando a Vega por su valentía.

Una de las más fuertes muestras de solidaridad que recibió el alero de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia llegó de parte de la figura cumbre del básquet argentino: Emanuel Ginobili. Desde su cuenta de Twitter, Manu lo felicitó por su valentía: "Tu coraje va a ayudar a mucha gente, Seba! Ya está muy cerca el momento en que nadie tenga que anunciar su sexualidad para sentirse libre. Un fuerte abrazo!".

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

A Manu le siguieron otras grandes personalidades, como el DT de la selección argentina, Sergio Hernández, quien le dedicó un tierno mensaje: "Seguramente en poco tiempo no hará falta que las personas tengan que expresarse para poder ser felices! Seguramente vos, Seba, con esta carta llena de amor, habrás ayudado mucho a que eso suceda. Disfruta la vida amigo! Te quiero".

Ante semejantes muestras de afecto, que Vega ha replicado en sus historias de Instagram (@sebavega_7), el jugador expresó su satisfacción en Twitter: "Feliz de ver la positiva recepción que tuvo mi carta. La escribí con el corazón. Solo me queda agradecer por los infinitos mensajes de cariño, afecto y respeto que he recibido desde ayer. Estoy conmovido".

La carta, una liberación

En el texto publicado ayer, titulado "La verdad nos hace libres!", Vega narra con crudeza la que significa ser homosexual en el deporte: "Me acuerdo del momento con exactitud: yo tirado en la cama, absolutamente a oscuras, mirando el techo en silencio, sin saber qué hacer, sin querer asumir, con la cabeza explotada. Acababa de estar con un hombre por primera vez y no lo podía aceptar. Aquella noche fue una de las peores que recuerde".

"No solo porque no pude disfrutar nada, sino porque significó un cambio definitivo en mi vida y mis estructuras. Me debatía entre mis deseos de estar con otro hombre y todo lo demás. Sufría, reprimía sentimientos, me sentía en falta. No podía comprender cómo me atraía una persona de mi mismo sexo, eso no estaba bien, eso no era lo 'normal'. Y yo quería ser normal. Fue un momento de quiebre", agregó el jugador.

Qué leer a continuación