Conmoción en la lucha libre: fallece el luchador "Príncipe Aéreo" en pleno combate

LA NACION
·3  min de lectura

El artículo contiene imágenes que pueden herir la sensibilidad de algunos lectores.

La lucha libre está nuevamente de luto, después de que el fin de semana, Luis Salazar, conocido como Príncipe Aéreo, de solo 26 años, muriera tras sufrir golpes en el pecho y desvanecerse sobre el ring, durante una actuación celebrada en el Estado de México.

Según se puede ver en las imágenes, que enseguida se viralizaron por las redes sociales, Salazar parecía estar bien, pero luego de ser golpeado en el pecho, en un golpe que se conoce como ‘chop’, se derrumbó en el suelo y su rival se lanzó sobre él para auxiliarlo. Sin embargo, el luchador perdió la vida tiempo después en un hospital.

Según informan desde El Universal, el luchador sufrió una ruptura de la arteria cerebral media, tras recibir varios golpes por parte del luchador Redimido, su rival durante el fatídico combate.

Después de haberse desvanecido en el cuadrilátero, fue retirado en camilla para ser trasladado inmediatamente a la clínica Torre Médica Santa Anita, donde a pesar de los esfuerzos médicos no pudieron reanimarlo.

¿Quién era "El Príncipe Aéreo"?

Luis Ángel Salazar, apodado "El Príncipe Aéreo", tenía 26 años, y nació en la alcaldía Iztapalapa, México. En sus últimas entrevistas derrochaba humildad y carisma: se mostraba agradecido por el giro que había dado su vida desde que decidió incursionar en la lucha libre.

En su última entrevista con Máximos en el Deporte contó cómo fueron sus inicios en el deporte y contó que era importante llevar una "vida libre de vicios" para sobrellevar el desgaste físico. En este sentido, aseguró que no fumaba ni tomaba alcohol.

"No soy muy bueno con las fechas, pero quise ser luchador desde la primaria, y después fue mi maestro, Relámpago Azul. Posteriormente me formé en el gimnasio como peleador Starman y participé de funciones de lucha de forma amateur", contaba.

Nadie en su familia sentía la misma pasión por el deporte y mucho menos por la confrontación física, pero él tenía ganas de "hacer algo distinto" y seguir su vocación. Sin embargo, también estudiaba contabilidad en paralelo con su carrera de luchador.

En 2015 obtuvo el título de luchador profesional y entrenó con Arturo Beristáin, con quien aseguró que aprendió a dominar los movimientos en el aire que se aprecian en muchas de sus fotografías. Su destreza lo destacó y consiguió adquirir más popularidad.

Su primer nombre artístico fue "Guerrero Celestial", pero fue uno de sus amigos el que le aconsejó que lo cambiara porque tenía que tener alguna referencia a sus saltos en las peleas y el diseño de su máscara, inspirados en los rasgos felinos de los tigres y los gatos.

Así surgió su apodo "El Príncipe Aéreo" cinco años atrás, y le abrió las puertas a conocer otros lugares: "Hace poco viajé en avión por primera vez, y era mi sueño de niño. Veía los aviones y este año se cumplió. Es sensacional para mí conocer a compañeros que les apasiona lo mismo que a mí".

Ocho muertes en menos de un año

Desde diciembre último hasta estos días ya han fallecido ocho luchadores. A finales del 2019 murió el luchador "Mr. Niebla", debido a una infección en la sangre. Poco después falleció "La Parka" -tras sufrir un accidente al lanzarse del ring-, quien además era el ídolo de "El Príncipe Aéreo", y lo consideraba como uno de sus máximos referentes.

En septiembre falleció el hermano de ese mismo luchador, de nombre "Taboo", por una trombosis pulmonar. Los otros atletas que partieron durante el último año fueron: "Mercenario", "Sombra Vengadora"; "Chacho Herodes"; y "El Audaz".

Vídeo | Un luchador de Wrestling salta desde el primer piso de un centro comercial durante un combate