El Congreso brasileño aprueba la ley que regirá el deficitario presupuesto de 2021

Agencia EFE
·2  min de lectura

Brasilia, 16 dic (EFE).- El Congreso brasileño aprobó este miércoles la ley que regirá el presupuesto nacional de 2021, que prevé un abultado déficit primario equivalente al 3,16 % del producto interno bruto (PIB), según los cálculos del Gobierno.

La llamada ley de directrices presupuestarias fue aprobada en una sesión conjunta de las cámaras de Diputados y del Senado, que con su visto bueno le permitirán ahora al Gobierno elaborar el presupuesto definitivo para el año próximo, que será votado en febrero.

El proyecto aprobado este miércoles, elaborado por el Ministerio de Economía, prevé para 2021 un déficit primario de 247.100 millones de reales (49.420 millones de dólares), muy superior a la meta de 149.600 millones de reales (29.920 millones de dólares) trazada en agosto, cuando el Parlamento recibió una primera versión.

Para 2021, el proyecto espera que la economía crezca un 3,2 %, frente a la caída de entre 4 y 5 % esperada para este año por causa de la epidemia de coronavirus, cuya evolución a corto y medio plazo será determinante para el mantenimiento de esas previsiones.

En el documento aprobado, el Ministerio de Economía calcula además que la inflación será en 2021 del 3,2 %, con los intereses de referencia en una media del 2,1 % anual y una tasa de cambio de 5,30 reales por dólar.

A pesar de lo abultado del déficit primario, que no considera el pago de los intereses de la deuda, la meta trazada para 2021 es muy inferior a los 844.600 millones de reales (unos 168.900 millones de dólares) que deberá alcanzar este año, que fue presionado por el gasto extraordinario que impuso el combate a la covid-19.

El proyecto respaldado por el Congreso bicameral también prevé que en 2021 el salario mínimo pase de los actuales 1.045 reales (209 dólares) a 1.088 reales (218 dólares), un aumento considerado como "insignificante" por algunos sectores de la oposición, que aún así votaron por la aprobación del texto.

Asimismo, no contempla ningún tipo de auxilio de emergencia por causa de la pandemia, como los concedidos a las personas más pobres, desempleadas y trabajadores informales en los peores momentos de la crisis sanitaria.

Ese auxilio fue de 600 reales (120 dólares) mensuales a partir de abril, cuando se aprobó, se redujo a la mitad hace tres meses y, de acuerdo con el Gobierno, la última cuota será pagada el próximo 31 de diciembre, cuando se pondrá fin a esa ayuda.

A pesar de esa decisión del Gobierno, la pandemia, que ha dejado ya en Brasil más 183.000 muertos y siete millones de contagios, aún no ha sido superada y muchos especialistas en salud han alertado de que el país, uno de los más afectados del mundo, está frente a una segunda ola, sin siquiera haber superado todavía la primera.

(c) Agencia EFE