La tendencia que nadie predijo: el confinamiento disparó las ventas de muñecas Barbie

Fernando Gonzalo
·2  min de lectura

Los meses de confinamiento estricto nos dejaron imágenes de lo más pintoresco. Era previsible que la gente, ante el temor de que la situación se prolongara, hiciera acopio de productos de primera necesidad como gasolina o comida en conservas; sin embargo, el papel higiénico fue el producto estrella del acaparamiento, hecho que nos brindó no pocas risas.

Bastante menos hilarante pero todavía más difícil de predecir fue el boom de las ventas de otro producto que nadie habría considerado de primera necesidad en una situación normal: las muñecas. ¿Por qué Mattel se ha forrado gracias al coronavirus?

La tendencia que nadie predijo: el confinamiento disparó las ventas de muñecas Barbie. Foto: Getty Image.
La tendencia que nadie predijo de la pandemia: el confinamiento disparó las ventas de muñecas Barbie. Foto: Getty Image.

La crisis mundial provocada por la Covid-19 ha supuesto la ruina para incontables empresas de muchos sectores, pero en cada crisis siempre hay quien se mantiene a flote o incluso se beneficia de unas nuevas circunstancias que favorecen al tipo de producto o servicio que ofrecen.

Como cabía esperar, el cierre de los establecimientos ha supuesto un espaldarazo para las empresas de ventas online como Amazon y la necesidad de rellenar horas y horas en casa con algo de ocio se ha traducido en un boom para las plataformas de streaming como Netflix. Lo que nadie predijo es que la multinacional juguetera Mattel ha registrado un incremento en las ventas de su muñeca Barbie de nada menos que el 29%.

Esta explosión de ventas, la mayor que ha conocido la empresa en dos décadas, ha supuesto que en el tercer trimestre del año Mattel haya registrado un beneficio neto de 267 millones de euros. Comparado con el resultado del mismo periodo en 2019, estamos hablando de un incremento del 379%.

La razón que está detrás de este repentino aumento de la demanda hay que buscarla también en el confinamiento, que ha afectado también a millones de niños que se han visto obligados a permanecer encerrados en sus casas. Muchos padres han intentado, con mayor o menor éxito, proporcionar a los infantes algo de entretenimiento tradicional para evitar que la inercia del confinamiento los tuviera todo el día pegados a las pantallas. Ahora la pregunta es si estas ventas que se produjeron en una época anómala afectarán a los resultados de la campaña navideña de juguetes y se acabarán equilibrando las cuentas del año.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO | Estas mini figuras son súper realistas