Con Valverde a este nivel, hasta Kroos debe estar preocupado

David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images
David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images

Al César lo que es del César.

Mientras todos nos cansamos de decir durante la pretemporada que al Real Madrid le faltaban centrocampista, que tanto Eriksen como Van de Beek hubiera sido grande incorporaciones o que, como mínimo, se tenía que haber aguantado en la plantilla a Dani Ceballos, Zinedine Zidane no paraba de recordar que tenía un equipazo.

Quizás la pieza con la que nadie contaba excepto el francés era Federico Valverde. El uruguayo no ha tirado la puerta abajo, le ha pegado tal patada que ha descorchado las bisagras.

Su último mes de competición es para enmarcar y ante la Real Sociedad anotó su segundo tanto consecutivo en Liga, aunque su disparo se viera desviado por Mikel Oyarzabal. Pero a Valverde no le pagan para marcar goles, sino para hacer jugar al equipo, y eso ha demostrado ya que lo hace de maravilla.

Toda vez que ha perdido el respeto a la camiseta, el uruguayo se ha desatado en un torbellino en el mediocampo que lo hace todo bien. Su envergadura le permite llegar donde otros no pueden, su inteligencia táctica le convierte en el mejor escudero de Casemiro en el trabajo físico, pero es que además Valverde se está destacando como un verdadero titán en el frente de ataque, un hombre capaz de romper líneas con su velocidad y su agresividad, y que además tiene un gran tiro de media distancia.

Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images
Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images

Más allá de su gol ante el conjunto vasco, la jugada que propició una gran ovación del público fue una 15 minutos después, en la cual Valverde se libró de dos rivales con un gran movimiento de cintura y aceleró para dejar a todos sus rivales atrás. Luego cedió de tacón para un Eden Hazard que venía en carrera, pero el disparo del belga con la zurda salió muy centrado y Remiro pudo parar sin problemas.

Valverde demostró ante la Real, una vez más, que ahora mismo es imprescindible en el Real Madrid. Zinedine Zidane volvió a rotar a Toni Kroos, seguramente para resguardarle de cara al partido ante PSG el martes, pero viendo el partidazo que hizo Luka Modric (un gol y dos asistencias), la decisión de quienes serán los dos interiores acompañando a Casemiro en el mediocampo ante los franceses se antoja complicadísima.

Porque aunque el medio alemán ha vuelto también a su mejor momento, incluso marcando goles decisivos, parece que la pareja formada por Valverde y Modric puede dar mejores réditos ahora mismo que cualquier combinación en la que entre Kroos. El teutón es un gran jugador, pero su ritmo cansino cuando el Real Madrid domina el partido no suele ofrecer opciones de romper las barreras defensivas de los equipos rivales.

Como la gran mayoría de los oponentes del conjunto blanco son equipos que se cierran ante el ataque merengue, el dinamismo y la energía que imprime Valverde al juego, y la magia de Modric, pueden acabar por hacerles asentarse en el once titular del conjunto blanco lo que resta de temporada. No debe ser casualidad que hayan sido ambos los que hayan disputado desde el inicio los partidos contra Eibar y Real Sociedad —de lejos los dos mejores partidos del año para el Real Madrid.

Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images
Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images

Además, el fuelle del joven uruguayo es un verdadero filón para Casemiro y Modric. Ambos pueden enfocarse mucho más en sus funciones sabiendo que Valverde siempre va a llegar al apoyo en el repliegue.

Esto no quiere decir que Kroos vaya a dejar de ser útil para Zizou. La temporada es larga y habrá minutos para todos, pero con Modric recuperado al 100 por 100 de la lesión que sufrió con Croacia en octubre, no sería de extrañar que el alemán empezara a ser la opción que el técnico deje en el banquillo mucho más a menudo.

Lo que está claro es que el Real Madrid ahora se empieza a armar a partir de Casemiro y Valverde. Con sólo 21 años, el ex de Peñarol ha roto el cascaron y ha demostrado todo el fútbol que lleva dentro. En poco más de un mes se ha convertido en el factor diferencial de un equipo que cada vez parece más eso, un equipo, y en gran parte se debe gracias a su fútbol de muchos quilates. Ahora mismo, no se entendería el Real Madrid en un gran partido son Valverde de titular y eso debe preocupar al resto de interiores, pero quizás más a Toni Kroos.

Más historias que te puede interesar:

Eden Hazard, el vago que todo entrenador quiere en su equipo

Luka Modric y el ejemplo del último Xavi en el Barça

La rápida caída en desgracia de James Rodríguez 



Qué leer a continuación