Sherlyn y la 'maldición' de los actores infantiles de la que escapó fortalecida

Miguel Cane
·5  min de lectura
(Photo by Carlos Tischler/Getty Images)
(Photo by Carlos Tischler/Getty Images)

Han pasado cinco años desde la última vez que estuvo en pantalla, y mientras estuvo alejada de las telenovelas, Sherlyn tuvo suficiente drama en su vida como para tener una telenovela propia (hablaremos de eso en un momento), pero ahora regresa a los melodramas, de mano de Juan Osorio (ese Rey Midas del horario familiar) y lo mejor es que viene con un rol liberador.

Esta vez, a Sherlyn, a la que muchos recuerdan como esa niñita adorable con coletas de caballo que era hace poco más de 20 años (o con una pistola cargada, como el personaje titular en la película 'Elisa antes del fin del mundo', que fuera la que la lanzó a la fama), le toca ser mala en '¿Qué le pasa a mi familia?'.

Y no solo es mala; es inescrupulosa, manipuladora, cruel y sensual. O sea, todo lo contrario a lo que ella es en la vida real. Y eso la entusiasma - hay que darle crédito a Osorio por ver en algunas ocasiones (no todas, es humano), en ciertos actores, las posibilidades de hacer personajes que van contra el tipo establecido, para que no caigan en el estereotipo (que a veces pasa)-. Y con razón, no solo porque cinco años sin trabajar es mucho tiempo y no hay ahorros que lo soporten, además de que el negocio personal de Sherlyn (una cafetería muy chic) se ha visto terriblemente afectado por el péndulo de confinamientos que la Ciudad de México ha padecido en esta era de pandemia, la actriz tiene un hijo (el encantador André, que es aún bebé) y ese es impulso y motivación más que suficiente para que se atreva a hacer algo que nadie le había ofrecido antes.

Porque 'Jade', la villana que hará en el melodrama familiar cuyo reparto encabeza la legendaria Diana Bracho, es su primer rol en madurez.

Sherlyn Gonzalez. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)
Sherlyn Gonzalez. (Photo by Victor Chavez/Getty Images)

Son muchas las celebridades que iniciaron sus carreras en la niñez, con mayor o menor éxito. Algunos al crecer abandonan los reflectores y otros se hunden en la desesperación al no encontrar un trabajo que les de, en la vida adulta, la fama que tuvieron de chiquillos.

El caso de Sherlyn no es de esos, aunque crecer frente al público no es cosa fácil (¿no cree lo que le digo? Vea nada más aDanna Paola y las escalofriantes revelaciones que acaba de hacer sobre su experiencia en España cuando la drogaron y casi la violan) y Sherlyn - nacida en Guadalajara en 1985 - ha logrado lo que pocas: mantenerse cuerda y sana en una industria que da grandes reconocimientos, pero puede ser más fría que antártica si se cae de la gracia del público y vaya que ha tenido motivos para mandar todo a volar.

Cuando la inolvidable 'Piojito' de 'Marisol' (otra producción de Osorio, por cierto) en la que aparecía con Eduardo Santamarina y Erika Buenfil, transicionó a roles de adolescente en 'Clase 403' - de Pedro Damián -, comenzó también a estar en el ojo del huracán al ver su vida sentimental, incipiente como era, expuesta a los medios.

De ese modo, el público se enteró de todos los detalles de lo que fue su primer noviazgo, cuando solo tenía 17 años, con Aarón Díaz, y lo que debió ser una relación tierna (eran prácticamente unos niños) se convirtió en objeto de chisme y especulación, hasta que por fin rompieron - años después, él se casó con Kate del Castillo y fue también un caso de ruptura bajo presión mediática-.

Varios años más tarde, después de trabajar como estrella juvenil en 'Amores verdaderos' y 'Camaleones', contrajo matrimonio en Cancún con Gerardo Islas, dedicado a la política, aunque en noviembre de 2015 trascendió que estaban por separarse y que el carácter de él era la raíz del conflicto. Para abril de 2016, cuando estaba volcada en 'Antes muerta que Lichita', llegó el divorcio, aunque la corte de la opinión pública se escandalizó cuando aún antes de que se confirmara el divorcio, Sherlyn comenzó a salir con el presentador de noticias Francisco Zea, quince años mayor que ella.

La relación fue muy publicitada y en ese tiempo, que Sherlyn se retiró de la actuación, su vida privada siguió siendo comidilla de todos, ya que pese a romper y volver en más de una ocasión, él le dio anillo de compromiso y tenían la boda lista, pero de un momento a otro se canceló (se dijo mucho en los medios de esa época, que esto se debió en buena parte, a que las hijas casi adultas del comunicador no la toleraban, creando tensión en la pareja).

Después fue novia de José Luis, músico integrante de Río Roma pero el romance terminó en marzo de 2019, aunque la nota de ese año fue que anunció que había decidido ser madre soltera con un donador anónimo, y dio a luz a su primogénito André en mayo de 2020, en plena pandemia, observando todos los protocolos de prevención.

Lo dicho: Sherlyn no la tuvo fácil y algunos medios se cebaron con ella, llevándola en portadas cruelmente, pero a diferencia de otras actrices, incluso algunas de su generación, no se quebró y ha vuelto por sus fueros, por primera vez como una mujer y no como una chica y en el rol de villana, viene lista a hacerle la vida difícil a Eva Cedeño y Mane de la Parra. Y sobre todo, a demostrar que a ella la maldición de los actores infantiles que no logran el éxito en madurez la trae sin cuidado.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Lourdes, la hija discreta y astuta de Madonna que no se ha dejado embelesar por las mieles de la fama

Valeria, la hija de Valentín Elizalde que no teme seguir los pasos de su padre

La triste vida de Dustin Diamond tras el éxito del personaje que nunca pudo superar

EN VIDEO: Ester Expósito, el ejemplo de una actriz convertida en estrella gracias al fenómeno viral