Cómo obtener una compensación por las actividades canceladas por el coronavirus

Yahoo Finanzas

Una de las primeras medidas para frenar la expansión del COVID-19, antes de la declaración del Estado de Alarma, fue la cancelación de eventos multitudinarios, seguida por la reducción de aforo de algunos lugares públicos, como pubs o museos. Una situación que ha generado muchas dudas respecto a todas aquellas actividades que ya habíamos pagado y no vamos a poder disfrutar.

¿Qué ocurre con las suscripciones a gimnasios y centros deportivos, los cursos presenciales, los viajes al extranjero, o las entradas de conciertos o eventos deportivos? ¿Se cancelan o se posponen? ¿En caso de que se cancelen, podemos recuperar nuestro dinero? La OCU, Organización de Consumidores y Usuarios, declara que estamos en pleno derecho de solicitar la devolución íntegra del coste de los servicios cancelados. Es decir, todos aquellos que hayan pagado sus entradas o su cuota mensual tendrían derecho a un reembolso o algún tipo de compensación, por tratarse de una ‘causa de fuerza mayor’, una circunstancia imprevisible e inevitable, ajena al que la invoca.

Artículos relacionados:

Las cancelaciones están a la orden del día con la crisis del coronavirus. Foto: Getty Image.
Las cancelaciones están a la orden del día con la crisis del coronavirus. Foto: Getty Image.

No obstante, hay que tener en cuenta que algunos centros han comenzado a desarrollar su actividad de forma online, por lo que pueden seguir cobrando sus tarifas durante este periodo. Por tanto, debemos ponernos en contacto con ellos o informarnos a través de su web; si esta modalidad virtual no nos convence, podemos cancelarlo o intentar negociar una forma de recuperar las clases no impartidas una vez que podamos volver a la normalidad.

La música y el deporte son otros dos grandes afectados por el coronavirus: cientos de eventos han sido cancelados por todo el mundo. La OCU indica que tenemos derecho a la devolución íntegra del importe de la entrada o, en el caso de que se haya aplazado a otra fecha, cambiarlo sin coste alguno, si esta nos conviene. Si tenemos un abono de conciertos, teatros o deportes y te anulan alguno, como no son recuperables, podremos solicitar la devolución del importe de los que no se hayan celebrado. En el caso del gimnasio, lo habitual es que haya suspendido el cobro de las mensualidades de marzo y abril, para compensar a los usuarios por los servicios no prestados.

¿Tenemos derecho a una indemnización por la cancelación de nuestros viajes?

La OCU afirma que los viajeros afectados por cancelaciones de vuelos como consecuencia de la declaración de emergencia sanitaria mundial tienen derecho a la “información, asistencia y reembolso del importe del billete”. Si es la compañía la que decide cancelar el vuelo, esta deberá informar a los clientes y devolverles el precio exacto del billete, aunque los pasajeros no tienen derecho a la compensación habitual de entre 250 y 600 euros de estos supuestos, al tratarse de una “circunstancia extraordinaria ajena a la compañía”, según establece el Ministerio de Consumo

Si, por el contrario, es el viajero el que desea cancelar su viaje, tendrá que revisar las condiciones de cancelación de su billete, puesto que algunas aerolíneas ofrecen tarifas más flexibles que otras. Las ‘low cost’, por lo general, no incluyen la posibilidad de recuperar el dinero perdido, a no ser que se deba a una causa considerada como ‘fuerza mayor’, que el viajero deberá justificar.

En cuanto a los viajes en tren, RENFE ha puesto en marcha un sistema de anulación de todos los billetes adquiridos para viajar durante el periodo del estado de alarma, con la devolución íntegra de su importe. Para aquellos que compraron pasajes con fecha posterior a la suspensión del estado de alarma, la compañía ha iniciado un procedimiento de urgencia para facilitar su cancelación o su cambio de fecha. Lo mismo pasa con los billetes de autobús: si la empresa decide cancelar el viaje, el pasajero tiene derecho a la devolución del importe completo, aunque no a una indemnización. Si es el propio viajero quien decide cancelarlo, debe comunicárselo a la compañía. En este caso, la OCU recomienda adaptar el modelo de cancelación de transporte aéreo por epidemia a los viajes en autobús.

Asi que existen mecanismos para no ser penalizado económicamente por este catacllismo en lo que respecta a billetes o servicios contratados. Usémoslos y evitemos salir de viaje salvo ineludible necesidad.


Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Qué leer a continuación