Comer, dormir, jugar: el primer equipo que llega a Japón se encuentra con unas Olimpiadas reñidas

·8  min de lectura
El seleccionado femenino de sóftbol fue el primer equipo en llegar a Japón para disputar Tokio 2020 y ya convive con los protocolos
Behrouz Mehri

TOKIO.- Las jugadoras de sóftbol australianas que llegaron a Japón en los últimos días para la última etapa de su entrenamiento antes de los Juegos Olímpicos de Tokio han pasado la mayor parte de su vida tratando de llegar al evento deportivo más importante del mundo. Ahora vivirán gran parte de su momento olímpico confinadas en pequeñas habitaciones de hotel.

Schwartzman en Roland Garros: lo que piensa de su próximo rival y del Big3 y el plus que siente en los Grand Slam

Ellas son el primer equipo que aterriza en el país anfitrión antes de los Juegos, que se inauguran dentro de siete semanas. Su restringida llegada ofrece un anticipo de unas Olimpiadas como ninguna otra, que se celebran mientras gran parte del mundo sigue en las garras de una pandemia mortal.

Hay pruebas diarias de PCR. Los jugadores están confinados en tres plantas de su hotel en la ciudad de Ota, a unas dos horas y media de Tokio, en la prefectura de Gunma, y utilizan un ascensor separado de los demás huéspedes. Almuerzan y cenan en su propio comedor. Sólo se permite la entrada de seis personas a la vez en el gimnasio, por lo que los 23 atletas tienen un horario rotativo. No se les permite visitar bares, restaurantes o santuarios locales, pero pueden juntarse en una sala de reuniones del hotel equipada con una Nintendo Switch.

“Somos los conejillos de indias en este momento”, dijo Tahli Moore, de 27 años, que juega en la segunda base y en el outfield. “Estamos demostrando que es posible y que es realmente seguro”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Mientras los organizadores de las Olimpiadas luchan por convencer a un público escéptico de que los Juegos no se convertirán en un evento de superdifusión, las jugadoras de sóftball australianas son un caso de prueba para un elaborado sistema de protocolos de seguridad destinado a proteger tanto a los atletas como al público japonés.

Acoso sexual: apartaron al presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol por 30 días

Incluso mientras llegan los primeros miles de atletas, nueve prefecturas de Japón se encuentran bajo un estado de emergencia en el que se pide a los restaurantes y bares que restrinjan los horarios y suspendan el servicio de alcohol. Aunque las muertes en Japón han sido menores que en otros países muy afectados, en los primeros cinco meses de este año han muerto casi tres veces más personas por el coronavirus que en todo 2020. El principal asesor médico del gobierno, Shigeru Omi, le dijo esta semana a una comisión parlamentaria que “no era normal” celebrar los Juegos en condiciones de pandemia. Y unos 10.000 voluntarios olímpicos han renunciado.

En Ota, donde los jugadores australianos se están entrenando en un campo local -el único lugar al que se les permite ir fuera del hotel- muchos residentes dijeron que se habían enterado de que los atletas venían sólo después de ver las noticias de la televisión sobre su llegada al aeropuerto de Narita, cerca de Tokio.

Las jugadoras australianas del equipo de sóftbol ya están en Japón para los Juegos Olímpicos; "somos los conejillos de indias", dijeron.
SAEED KHAN


Las jugadoras australianas del equipo de sóftbol ya están en Japón para los Juegos Olímpicos; "somos los conejillos de indias", dijeron. (SAEED KHAN/)

“Ni siquiera sabía que la ciudad de Ota iba a acoger al equipo hasta entonces”, dijo Takao Sekine, de 68 años, propietario de La Terrasse Creole, un restaurante de estilo occidental que ha tenido menos clientes en el último año que en cualquier otro momento de sus 30 años de historia. Si no fuera por el coronavirus, dijo, “los Juegos Olímpicos y la llegada de los jugadores australianos habrían sido excelentes para el negocio”.

Ahora, dijo, estaba preocupado por un posible riesgo para la salud pública. Comparando la pandemia con la Segunda Guerra Mundial, dijo: “Si los aviones americanos vinieran sobre nosotros, podríamos huir. Pero no podemos huir de un virus que no se ve. Así que la gente está muy asustada”. Como resultado, dijo, “mi sentimiento honesto al pensar en el mundo es que las Olimpiadas deberían detenerse”.

Del aeropuerto al hotel en el que quedarán aisladas; las australianas son las primeras en experimentar un sistema de vida y entrenamiento peculiar camino a los Juegos.
SAEED KHAN


Del aeropuerto al hotel en el que quedarán aisladas; las australianas son las primeras en experimentar un sistema de vida y entrenamiento peculiar camino a los Juegos. (SAEED KHAN/)

Los organizadores de las Olimpiadas y los funcionarios del gobierno japonés afirman que confían en que los Juegos puedan celebrarse de forma segura. Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, ha dicho que al menos el 80% de los atletas estarán vacunados cuando lleguen a Tokio, y el presidente del Comité Olímpico Japonés dijo a los periodistas esta semana que el 95% de los atletas de Japón estarían vacunados . (Entre el público en general, sólo el 3% de los japoneses han sido totalmente inoculados).

Incluso sin las vacunas, Japón ha logrado evitar que las infecciones se salgan de control. Las escuelas han permanecido abiertas y mucha gente sigue utilizando el transporte público, comprando y asistiendo a eventos deportivos y culturales. Las máscaras son omnipresentes.

“Hemos podido mantener las salas de cine abiertas y seguir reduciendo los casos de infección”, dijo Makoto Shimoaraiso, autoridad de la Secretaría del Gabinete del gobierno. “Así que definitivamente podemos celebrar los Juegos Olímpicos manteniendo las infecciones bajo control”.

Shannon Keevers y Ellen Roberts, parte del equipo femenino de sóftbol,  retrataron su llegada a Japón para los Juegos Olímpicos más atípicos de la historia.
SAEED KHAN


Shannon Keevers y Ellen Roberts, parte del equipo femenino de sóftbol, retrataron su llegada a Japón para los Juegos Olímpicos más atípicos de la historia. (SAEED KHAN/)

A pesar de las garantías, cerca de una cuarta parte de las 528 comunidades que habían firmado inicialmente para acoger a los equipos olímpicos del extranjero ya no lo harán. Algunas ciudades han retirado sus invitaciones. Pero en muchos casos -unos 100- los equipos internacionales han decidido no venir a Japón antes de los Juegos debido a la preocupación por el coronavirus, dijo Yasuhiro Omori, funcionario de la división de la Secretaría del Gabinete que supervisa la iniciativa de las ciudades anfitrionas.

Algunas de las ciudades están decepcionadas por la cancelación de las visitas. Kamo, con unos 25.000 habitantes en la prefectura de Niigata, en el oeste de Japón, había gastado unos 70 millones de yenes -o cerca de 635.000 dólares- en la construcción de instalaciones de entrenamiento de gimnasia para sus invitados rusos previstos. Hirokazu Suzuki, dedicado a la promoción deportiva de la ciudad, dijo que los gimnastas habían cancelado sus planes de entrenar allí. “Nos sorprendió”, dijo Suzuki, “pero también comprendimos que hay gente en el extranjero que está asustada”.

En Higashimatsuyama, una ciudad de más de 90.000 habitantes en los suburbios de Tokio, Yukio Ohtani, un funcionario de la ciudad, dijo que había aceptado acoger a una delegación de Cuba. La ciudad comenzó a servir alimentos latinoamericanos durante el almuerzo en las escuelas públicas locales de primaria y secundaria.

El primer seleccionado en llegar a Japón para los Juegos Olímpicos fue el australiano femenino de sóftbol; el aislamiento será hasta volver a casa.
SAEED KHAN


El primer seleccionado en llegar a Japón para los Juegos Olímpicos fue el australiano femenino de sóftbol; el aislamiento será hasta volver a casa. (SAEED KHAN/)

Sin embargo, retiró su oferta porque las autoridades de la universidad local donde los olímpicos iban a alojarse y entrenar dijeron que se sentían incómodos permitiendo a los atletas en el campus cuando los estudiantes todavía estaban restringidos a asistir a clases online. “Nos habíamos preparado mucho”, dijo Ohtani. “Pero debido al coronavirus, es comprensible”.

Para las ciudades que reciben a los atletas, el gobierno japonés ha presupuestado algo más de 115 millones de dólares para las protecciones adicionales contra la infección, dijo Omori. Dijo que las que son anfitrionas habían acordado hacer pruebas diarias a los atletas para detectar el virus, asignarles pisos segregados en los hoteles, alquilar autobuses para trasladarlos a las instalaciones de entrenamiento e instalar separadores de plástico entre las mesas de los comedores.

Omori aseguró que los equipos visitantes deben firmar un formulario en el que se comprometen a no entrar en contacto con el público en general. En la actualidad, Japón prohíbe la entrada a la mayoría de los viajeros internacionales, dijo Omori y agregó que los atletas “tienen una excepción muy especial con la condición de que sigan las normas”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En Ota, con 250.000 habitantes, las jugadoras de softball australianas y cinco miembros del personal -todos ellos vacunados- están terminando una cuarentena de cuatro días confinados en su hotel. Pero las deportistas dijeron que no habían notado ninguna vigilancia de sus movimientos. Aparte de los guardias en el exterior del hotel, no parece haber ninguna presencia policial para mantenerlas encerradas.

Chelsea Forkin, de 31 años, miembro del equipo nacional desde 2008, dijo que los atletas estaban jugando mucho a Mario Kart y comiendo principalmente comida occidental, como huevos y jamón para el desayuno, y carne y pasta para la cena. Teniendo en cuenta las encuestas que muestran que la población japonesa se opone en gran medida a la celebración de los Juegos Olímpicos, dijo que el equipo quería dar un buen ejemplo y obedecer todos los protocolos de seguridad. “No podemos salir a pasear, pero no pasa nada”, precisó Forkin. “Entendemos las reglas y queremos ser respetuosos”.

David Pryles, el director ejecutivo de Softball Australia, manifestó que la comitiva del equipo incluía un consejero de bienestar para ayudar con la salud mental, junto con un médico del equipo, recursos que no necesariamente incluiría para las competiciones internacionales antes de la pandemia.

Dijo que las restricciones de movimiento, que continuarán en la Villa Olímpica -donde los salones de comida tendrán horarios escalonados y se desaconsejará beber y salir de fiesta- serían una enorme decepción para muchos atletas.

Selección. Ataque discontinuo con la infaltable estadística de Messi

Moore, el segundo base australiano, señaló que la llegada del equipo a Japón fue sorprendentemente apagada. No hubo fiesta de bienvenida, y no habrá interacción con la familia o los aficionados. El equipo tiene previsto entrenar, jugar y luego marcharse. “Es un viaje de negocios, básicamente”, sintetizó.

Incluso el personal del hotel, agregó, parece estar luchando con una mezcla de decepción y determinación, como si se dijera a sí mismo: Manténganse concentrados, manténganse a salvo, saquen el máximo provecho de un evento imperfecto. “Siguen diciéndonos que encontremos nuestra felicidad, lo cual estamos asumiendo”, completó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.