¿Por qué los comentarios ofensivos de Verstappen no se sancionaron?

Jake Boxall-Legge
·9  min de lectura

Las palabras conllevan más que su significado en el diccionario, llevan el peso de años de historia, contexto y simbolismo en su uso. Usamos palabras para comunicarnos, describir y - a veces - ofender, y las palabras que consideramos ofensivas no solo tienen un significado, porque han evolucionado desde un punto histórico y, a menudo, desagradable.

Durante la segunda sesión de entrenamientos libres antes del Gran Premio de Portugal de Fórmula 1, Max Verstappen pronunció unas cuantas palabras tras su enfrentamiento contra Lance Stroll.

“¿Este tío es un maldito ciego? ¿Qué diablos le pasa? Jesucristo”, dijo el holandés tras el contacto con el integrante de Racing Point.

Los padres podrían haber cubierto los oídos de sus hijos por los dichos de Verstappen, pero no es nada que la mayoría de la población no haya escuchado antes. Sin embargo, la siguiente parte es mucho más atroz, y no es propio de un ambiente deportivo – o de cualquier otro.

“Es un retrasado, un mongol. Tengo un daño en el coche”, agregó el holandés.  

Comisarios trabajan para remover el coche de Lance Stroll tras el accidente con Max Verstappen.

Comisarios trabajan para remover el coche de Lance Stroll tras el accidente con Max Verstappen. <span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Comisarios trabajan para remover el coche de Lance Stroll tras el accidente con Max Verstappen. Mark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images

No hay forma de endulzar estas palabras. “Retardado” es un insulto bien conocido contra las personas con discapacidad. El uso de la palabra "mongol" también tiene connotaciones raciales, y tampoco es la primera vez que lo hace. En 2017, Verstappen recurrió a la televisión holandesa para llamar "mongol" al comisario de la FIA Garry Connolly después de que lo penalizaran por sobrepasar los límites de la pista en el Gran Premio de los Estados Unidos.

En esa ocasión Verstappen se mostró más arrepentido y dijo que "no quería lastimar a nadie", lo que contrasta claramente con su actitud de esta ocasión.

Cuando se le preguntó sobre la naturaleza ofensiva del lenguaje que había usado después del choque con Stroll, Verstappen respondió que "no era mi problema" si alguien se sentía ofendido.

Repasemos: Verstappen ha sido capaz de utilizar públicamente un lenguaje racista sin temor a sanciones. No ha habido ninguna disculpa de Verstappen, y el asunto ha sido más bien escondido sin más preguntas por parte de los involucrados.

Para anticipar parte de la reacción de las redes sociales, la gente intentará argumentar que ni "retardado" ni "mongol" son ofensivos. La defensa generalmente sigue la línea de "Yo uso estas palabras todo el tiempo y la gente no se ofende, entonces, ¿por qué debería importar?" Habrá una discusión sobre esa persona que carece de empatía y, como sucede con muchos de los argumentos de las redes sociales, será improductiva y no llegará a ninguna parte. Categóricamente, estos son términos ofensivos.

Uuganaa Ramsay, directora de Mongol Identity, ha publicado una carta en la que explica su decepción por el lenguaje utilizado por Verstappen en la radio. Ramsay, nacida en Mongolia antes de emigrar a Escocia, escribió el libro Mongol, y en él detalla su vida cuando creció en Mongolia y la trágicamente corta vida de su hijo Billy, quien nació con síndrome de Down antes de morir con solo tres meses de edad.

"Queremos expresar nuestro disgusto y nuestra profunda preocupación por el uso del término" mongol ‘como discurso de odio’,” escribió Ramsay. "Mongol", que se ha utilizado de manera espuria y ofensiva para describir a las personas que nacieron con síndrome de Down, es una palabra que Ramsay está luchando por dar otro significado en su libro y con Mongol Identity, su fundación con la que espera educar a la gente sobre los problemas que enfrentan los mongoles y los mongoles étnicos. En su carta, Ramsay explica la etimología del uso de "mongol" como un término despectivo.

Max Verstappen, Red Bull Racing

Max Verstappen, Red Bull Racing<span class="copyright">Sam Bloxham / Motorsport Images</span>
Max Verstappen, Red Bull RacingSam Bloxham / Motorsport Images

Sam Bloxham / Motorsport Images

"El término 'mongoloide', que se refiere a las personas con síndrome de Down, fue abandonado por la Organización Mundial de la Salud en 1965 porque era y sigue siendo considerado ofensivo para los de etnia mongola".

"El Dr. John Langdon Down, que descubrió el síndrome de Down en la década de 1860, utilizó "mongolismo" y "mongoloide" para describir el síndrome, ya que afirmó que había características físicas similares con las personas de Mongolia y la raza mongoloide (las de etnia asiática)".

Esas percepciones de Down se basaban en gran medida en la entonces popular pseudociencia de la frenología, en la que las dimensiones del cráneo se consideraban una medida de la capacidad mental de un individuo. Eventualmente Down renegó de esa idea, habiendo perdido su fe en la frenología, pero la teoría se mantuvo durante un siglo.

En realidad, el síndrome de Down es causado por una anomalía genética en la que alguien nace con un cromosoma 21 extra. En la década de 1950, cuando se descubrió que una copia de cromosoma extra era el factor subyacente del síndrome de Down, hubo llamados inmediatos a derogar el tan utilizado término "mongolismo" debido a su naturaleza racista.

"La gente cree que se detuvo cuando lo quitaron en los sesenta", le dice Ramsay a Motorsport.com. "Pero todavía se usa actualmente. La gente me dice que se les ha pedido que no se llamen mongoles o mongólicos, porque la gente todavía utiliza la palabra 'mongol' para describir la estupidez”.

Luego describió una serie de situaciones angustiosas en las que los mongoles étnicos siguen siendo discriminados, subrayando el hecho de que aunque la OMS revocó el uso de "mongol" y "mongoloide" hace más de 50 años, todavía se utiliza de forma despectiva en todo el mundo.

Aunque no se conozca la historia que subyace a la nomenclatura ofensiva, cualquiera con un conocimiento rudimentario de la geografía podría probablemente considerarlo un término despectivo. Verstappen, que corre en la Fórmula 1 por todo el mundo, probablemente habrá visto un mapa, incluso en la pantalla de entretenimiento de un avión.

En el comentario de Sky F1 durante la tercera sesión de prácticas libres, el comentarista principal David Croft condenó acertadamente el lenguaje que Verstappen utilizó. El comentarista Paul di Resta también sugirió que hubo momentos en que otros pilotos habían usado un lenguaje similar en la radio y, aunque fue calificado como un término desechable por el "calor del momento", seguramente podría haber usado otras blasfemias frecuentemente usadas en momentos de alto estrés. Y, como se ha mencionado, "mongol" es un término que Verstappen usó con anterioridad, así que no se trata de incidentes aislados.

Kyle Larson, Chip Ganassi Racing, Chevrolet Camaro McDonald's

Kyle Larson, Chip Ganassi Racing, Chevrolet Camaro McDonald's <span class="copyright">Russell LaBounty / NKP / Motorsport Images</span>
Kyle Larson, Chip Ganassi Racing, Chevrolet Camaro McDonald's Russell LaBounty / NKP / Motorsport Images

Russell LaBounty / NKP / Motorsport Images

Como Ramsay también alude en su carta, es sorprendente que la F1 y la FIA no hayan tomado al menos alguna acción contra Verstappen. En otros deportes, cualquier discurso de odio es castigado.

Durante un partido de la Premier League entre el Manchester United y el Liverpool en 2011, el entonces delantero del Liverpool, Luis Suárez, abusó racialmente del lateral izquierdo del United, Patrice Evra. Por esto, Suárez recibió una suspensión de ocho partidos y una multa de 40 mil libras.

También hay un precedente reciente en el deporte del motor, donde el piloto de Kyle Larson, integrante hasta ese entonces del equipo Chip Ganassi en la NASCAR Cup, utilizó un insulto racial mientras participaba en un evento de iRacing. Su escuadra lo suspendió indefinidamente, sin pagarle, mientras que NASCAR también hizo lo mismo, antes de que Ganassi lo despidiera por sus comentarios.

Ya sea que se considere o no que esos castigos son suficientes, hay otra pregunta pertinente: ¿por qué Verstappen no tuvo una sanción? Si el lenguaje racista y homofóbico se castiga con suspensiones, ¿no debería extenderse también a la Fórmula 1 algo similar ante un lenguaje que puede ser racista?

En la ocasión anterior, la FIA lo castigó con "servicio comunitario", lo que equivalía a que el holandés tuviera que pasar un día en la oficina de los comisarios en el E-Prix de Marrakech de la Fórmula E. Por su parte, Red Bull probablemente no castigará a Verstappen; el equipo dejará pasar sus acciones ya que no querrá perder a su piloto estrella. El equipo tampoco condenó su "pelea física" con Esteban Ocon en el Gran Premio de Brasil de 2018, y Verstappen pareció satisfecho de sus acciones, llamando "marica" a Ocon en la conferencia de prensa posterior en Abu Dhabi.  

El coche de seguridad.

El coche de seguridad. <span class="copyright">Charles Coates / Motorsport Images</span>
El coche de seguridad. Charles Coates / Motorsport Images

Charles Coates / Motorsport Images

Por lo tanto, le corresponde a la FIA castigarlo, si así lo decide. Sin embargo, dada la falta de atención que los comentarios de Verstappen han recibido, eso parece poco probable.

Pero eso amenaza con socavar la iniciativa de la F1 #WeRaceasone, creada a raíz de la crisis por el COVID-19 e inspirada en los movimientos mundiales que condenan el racismo sistemático que siguió al asesinato de George Floyd a manos de la policía en Estados Unidos. La F1 declaró que deseaba que su nuevo lema fuera una bandera dentro del deporte para luchar contra las injusticias mundiales. Sin embargo, no se ha hecho nada para asegurar que "We Race As One" siga siendo algo más que un ejercicio simplista y parece consolidarse día a día como un gesto vacío.

Si la F1 quiere ser tomada en serio en este tema, al menos debe sancionar a Verstappen de alguna forma. En su carta, Ramsay pide una disculpa, pero debe haber más ramificaciones para disuadir a Verstappen de usar ese lenguaje de nuevo. Algún tipo de entrenamiento de sensibilidad sería un comienzo pero, si las organizaciones mundiales son serias en cuanto a poner fin al discurso del odio, deben poner activamente medidas para hacerlo.

Cuando se le preguntó si la F1 debería castigar las calumnias de esta naturaleza de forma similar a otros deportes, ofreciendo posibles prohibiciones, Ramsay respondió: "Absolutamente". También propuso ofrecer ese entrenamiento de sensibilidad a la F1 para asegurar que los pilotos entiendan las connotaciones de usar "mongol" como una forma de insulto.

Max Verstappen, Red Bull Racing on the grid

Max Verstappen, Red Bull Racing on the grid<span class="copyright">Glenn Dunbar / Motorsport Images</span>
Max Verstappen, Red Bull Racing on the gridGlenn Dunbar / Motorsport Images

Glenn Dunbar / Motorsport Images