El COM le rehúye al dinero oficial

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, enero 24 (EL UNIVERSAL).- "Si lo tengo que pedir, entonces ya no lo quiero", es la frase que mejor describe la postura tomada por el Comité Olímpico Mexicano (COM), con respecto a la Conade.

Las constantes largas que el órgano presidido por Ana Gabriela Guevara le dio al COM durante meses se volvieron negativas contundentes al dinero solicitado para operar, sustentadas en un documento firmado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, en el que pedía no financiar a asociaciones civiles.

Tras el cierre parcial del CDOM en agosto de 2019 (por falta de recursos), la SEP etiquetó a la Conade 50 millones de pesos con el COM como destinatario, pero éste nunca los recibió.

Harto de depender, Carlos Padilla Becerra, su presidente, salió en busca de 23 millones de pesos de la iniciativa privada. Hoy, cuando —de acuerdo con él— la tormenta ha pasado, la Conade ha enviado una carta solicitando una plan de trabajo que sirva como justificación de gastos y así acceder a liberar los fondos que permitan sacar adelante Tokio 2020.

Y aunque Padilla adelantó que responderán por escrito, parece que será un elegante rechazo, porque su posición es clara: "No estamos haciendo coperacha".

El dirigente no desea recibir recursos públicos para dejar atrás la austeridad que ha aquejado al COM en el último año; por el contrario, espera que lo recaudado con los empresarios "apoye al Gobierno Federal". Según dio a conocer, ya juntó más del 50 por ciento de la suma que se propuso obtener.

Una parte será de patrocinadores y otra, como donativo voluntario, con una única condición: "que no sea de Conade".

Olímpicos al día

Tiro con arco. Ana Paula Vázquez es la novedad en el equipo femenil. Competirá al lado de Aída Román y Alejandra Valencia.

Tiro con arco. El equipo varonil que buscará un boleto para los Olímpicos lo integran: Luis Álvarez, Carlos Rojas y David Álvarez.

Atletismo. Los maratonistas Juan Joel Pacheco y José Luis Santa competirán en Dubai para refrendar marcas rumbo a Tokio.

Qué leer a continuación