La columna de Jorge Búsico. La batalla contra el viento no frena el ímpetu del rugby en la Patagonia

Jorge Búsico
·4  min de lectura
Chenque Rugby, un sentimiento en la Patagonia.
Chenque Rugby, un sentimiento en la Patagonia.

Leila Guerriero, periodista, escribe sobre el viento: “Es peor que nada. Peor que la soledad, peor que la distancia, peor que el frío y que la nieve”. Y agrega en su libro “Los suicidas del fin del mundo. Crónica de un pueblo patagónico”: “Afuera el viento es un siseo oscuro, una boca rota que se tragaba todos los sonidos. Un quejido de acero”. Comodoro Rivadavia, al pié de un cerro y a orillas del mar, no conoce un instante sin viento. “Nunca te terminás de acostumbrar”, dice Juan Carlos Anna, presidente de Chenque Rugby, club que acaba de cumplir medio siglo de vida. En esta parte de la Patagonia de la provincia de Chubut, la pelota de rugby conlleva otra dificultad, además de no saber para dónde va a picar: es imposible adivinar dónde se la llevará el viento. En este rincón del país, además, la competencia deportiva se torna más difícil por lo inhóspito del clima y las largas distancias, pero al rugby voluntario no lo dobla ni el viento.

Chenque Rugby, un símbolo de la Patagonia, con dos sedes y 650 asociados.
Chenque Rugby, un símbolo de la Patagonia, con dos sedes y 650 asociados.


Chenque Rugby, un símbolo de la Patagonia, con dos sedes y 650 asociados.

El pionero del rugby en Comodoro Rivadavia es Calafate RC, fundado el 3 de febrero de 1965. Junto con Zazpirak Bat, Universitarios Patagónicos y Los Cóndores fundaron la Unión Austral. En marzo de 1971, un grupo de estudiantes de la Universidad se reunieron en la confitería del entonces cine Coliseo, cuyas ventanas daban al cerro Chenque, el que identifica a la ciudad y cuyo significado en español es cementerio. En ese lugar decidieron fundar el club y también de ponerle el nombre de la naturaleza que los estaba inspirando. Cincuenta años después, Chenque, actual campeón del torneo local y del Austral, posee dos predios –el original, en El Trébol, y el más reciente, en Rada Tilly, ambos separados por 20 kilómetros–, tres generaciones de jugadores y una masa societaria de 650 personas, con mujeres y hombres que cultivan el hóckey sobre césped y el rugby.

El trabajo en Chenque no se detiene.
El trabajo en Chenque no se detiene.


El trabajo en Chenque no se detiene.

Para un club amateur no es sencillo mantenerse en el tiempo en esta región del país. A Chenque y Calafate lo acompañan en el Torneo Oficial, Deportivo Portugués, Comodoro RC y San Jorge, de Caleta Olivia. Además del viento, las temperaturas tienen varias estaciones del año por debajo de los 0 grados. En julio, cuando se juegan las finales del campeonato, los partidos también son mortificados por la nieve. El clima adverso posterga para agosto el Torneo Austral, compartido con los clubes de la Unión del Valle de Chubut. “Acá todo es más difícil”, sostiene Verónica Rearte, periodista de Comodoro que difunde el rugby con tesón.

Jaguares: el misterio por la salida de Ortega Desio y la explicación de la UAR

Chenque juega sus partidos en la sede de El Trébol, un hermoso lugar con la escenografía del Cerro, mientras que el resto de la actividad la desarrolla en Rada Tillly, a 15 kilómetros del centro de Comodoro y sobre el océano Atlántico. Allí, el club adquirió 5 hectáreas, donde además de las canchas construyó un amplio espacio cubierto que alberga una cancha, una confitería y un gimnasio de alto rendimiento, para el cual colaboró significativamente Ramiro “Cumpa” Herrera, el Puma orgullo del club.

Una postal de los entusiastas jugadores de Chenque.
Una postal de los entusiastas jugadores de Chenque.


Una postal de los entusiastas jugadores de Chenque.

Calafate Rugby Club –donde se crió otro gran pilar, Francisco Ferronato, de Belgrano Athletic– también nació de una reunión de amigos, esta vez en el Gran Hotel, y producto de gente que trabajaba en la industria del petróleo, la que caracteriza a esta zona, y en el entonces Lloyd’s Bank, cuyo gerente inglés fue uno de los más entusiastas propulsores. El club tiene una característica: su camiseta es igual a la de CUBA, de Buenos Aires. Ocurre que cuando se les rompieron las originales (blancas con un rombo bordó), uno de los socios encontró en un local de Buenos Aires una partida de camisetas de CUBA que no habían sido retiradas, y entonces las llevó a su ciudad.

El hockey sobre césped es otro de los grandes sustentos del club Chenque.
El hockey sobre césped es otro de los grandes sustentos del club Chenque.


El hockey sobre césped es otro de los grandes sustentos del club Chenque.

En los últimos años se han agregado clubes que juegan en la Zona Desarrollo: Rucaylin RC y Pico Truncado RC, de Pico Truncado; Sarmiento RC, de Sarmiento; Kosten Aike (Las Heras, el lugar donde transcurre el libro de Guerriero) y Quelequen, de Coyhaique, Chile. Contra el viento, literalmente, el rugby prospera en la Patagonia.

Por una centésima: el emocionante triunfo de Pignatiello en el Sudamericano