La columna de Búsico: John Dawes, el galés que nunca perdió contra Inglaterra, el hombre del rugby total

Jorge Búsico
·4  min de lectura
John Dawes, cerebro del Gales brillantes de los sesentas y los setentas y figura en aquel Lions que derrotó a All Blacks en 1971.
John Dawes, cerebro del Gales brillantes de los sesentas y los setentas y figura en aquel Lions que derrotó a All Blacks en 1971.

John Dawes (29 de junio de 1940-16 de abril de 2021) fue el único deportista galés que nunca, como jugador y entrenador, perdió un partido contra Inglaterra. ¿Qué significa para Gales enfrentarse con Inglaterra? Vayamos a la arenga de Phil Bennett antes de un encuentro decisivo por el entonces Cinco Naciones: “Los que están del otro lado nos robaron las tierras, explotaron nuestros minerales y violaron a nuestras mujeres. Contra ellos jugaremos hoy”. Más allá de ese invicto, una de sus tantas medallas, Dawes fue el hombre que cambió al rugby en el mundo, en la cancha y fuera de ella, a fines de la década de 1960 pero más aun en la de 1970. Quizá el suyo no es el apellido más destacado en aquel Gales que derramaba talento, pero Dawes era su cerebro. Y el líder. De alguna manera lo que hizo puede ser comparado con lo que consiguió en el fútbol el neerlandés Johan Cruyff. En este caso, se trató del rugby total.

Dawes fue el capitán de los Lions en la única vez que éste logró vencer en una serie a los All Blacks. Aquel legendario 2-1 en 1971 tuvo el sello galés y de Dawes, ya que el combinado británico-irlandés hizo hincapié en el manejo de la pelota, en avanzar pasándola lo mejor posible. Los neozelandeses se asombraron cuando en los entrenamientos los jugadores de los Lions repetían los pases milimétricamente. Después de esa gira, Dawes se retiró, pero volvió en 1973 para ser el capitán de los Barbarians y sumar otra victoria sobre los oceánicos. Ese partido en el viejo Arms Park, de Cardiff, guarda el que todavía hoy es considerado el mejor try de todos los tiempos, concretado por el más grande de todos, Gareth Edwards. Cada tanto se viraliza en las redes y es cada vez más emocionante, porque lo acompaña el relato del escocés Bill McLaren, la voz del rugby.

Licenciado en química y profesor universitario, Dawes fue el cerebro, el líder de ese Gales pletórico que acopiaba torneos Cinco Naciones en su época.
Licenciado en química y profesor universitario, Dawes fue el cerebro, el líder de ese Gales pletórico que acopiaba torneos Cinco Naciones en su época.


Licenciado en química y profesor universitario, Dawes fue el cerebro, el líder de ese Gales pletórico que acopiaba torneos Cinco Naciones en su época.

Profesor universitario y licenciado en química, Dawes comenzó jugando en Newbridge, pero realizó casi toda su carrera en London Welsh. Su primer test fue ante Irlanda en 1964, en Landsdowne Road. En el seleccionado galés ganó cuatro veces como jugador el Cinco Naciones (1965, 1966, 1969 y 1971; en este último, como capitán y con Grand Slam) y otras tantas como entrenador (1975, 1976, 1978 y 1979, con dos Grand Slam). “Eran una suerte de ballet Bolshoi con el mejor juego a la mano imaginable”, escribió el periodista español Fermín de la Calle en su libro Con fina desobediencia.

Victoria sobre Selknam. Jaguares XV le queda chico a Sebastián Cancelliere Por Alejo Miranda

Dawes fue el capitán del seleccionado galés que en 1968 perdió y empató en GEBA frente a los Pumas. Y dirigió al que en 1976, en Cardiff, venció a la Argentina por 20-19 con un penal de Bennett en la última pelota. Emilio Perasso, entrenador junto Carlos “Veco” Villegas en aquella ocasión, resalta la influencia de Dawes en ese Gales maravilloso, y también destaca a Ray Williams, que armó el coaching galés. “Ray fue uno de los que diseñaron la estrategia de los Lions en 1971 y el que luego llevó a Dawes a entrenar al seleccionado”, me acota Perasso.

Dawes vivió 80 años; se lo recuerda como el hombre que cambió el mundo del rugby; así lo define un libro en su título.
Dawes vivió 80 años; se lo recuerda como el hombre que cambió el mundo del rugby; así lo define un libro en su título.


Dawes vivió 80 años; se lo recuerda como el hombre que cambió el mundo del rugby; así lo define un libro en su título.

La ascendencia de Dawes está plasmada en el libro del periodista inglés Ross Reyburn, cuyo título es contundente: The man who changed the world of rugby (El hombre que cambió el mundo del rugby). Barry John como 10 y él como centro pintaron los cuadros más bellos de este juego, en una época romántica del rugby. Hoy se habla en el rugby profesional del KBA (”Keep Ball Alive”, “mantener viva la pelota”), pero eso hacía Gales en los sesentas y los setentas, con Dawes llevando la bandera.

"Puntuación de impacto". El curioso premio millonario para los golfistas

En 2016 ingresó al Salón de la Fama de World Rugby. Un periodista galés llegó a compararlo con un ventrílocuo, “porque hacía hablar a la pelota”. “Siempre supo cuándo pasar la pelota. Su cerebro era rugby”, enunció Bennett, que, siendo un debutante, lo tuvo a su lado y como capitán en la gira de 1968 por Argentina. John Dawes se fue dejando un legado y algunas marcas que tardarán años en ser igualadas.