Colombia derrotó a Bolivia, pero quedó debiendo

Tres puntos que encaminan a los de Pekerman rumbo a Rusia, aunque las dudas sobre el rendimiento están latentes.

Colombia saltó al campo con una nómina inédita, lo que hacía pensar que Pekerman buscaría pasar por arriba de la joven selección boliviana, sin embargo la falta de contundencia y una desconexión total en las líneas cafeteras, le complicaron a los locales un partido que, sobre los papeles, no revestía complejidad.

Bolivia salió a defenderse, sabiendo que el estadio y la temperatura le exigirían hacer un desgaste físico importante y que el contragolpe sería un arma importante a la hora de buscar sorprender a Colombia.

La primera mitad fue un monólogo de los de amarillo, que tuvieron la posesión durante la mayor parte de los 45, pero que tan solo llegó en una ocasión, por intermedio de Muriel, que saldría lesionado luego de sentir una molestia en una de sus piernas.

Para el segundo tiempo Colombia movió el banco e intentó ser más contundente, las opciones comenzaron a llegar, pero el portero de Bolivia se convirtió en figura evitando que James y Bacca anotaran. El palo también jugó a favor de la visita, Mina por poco rompe el empate de cabeza, pero el larguero lo impidió.

Sobre el final del juego, el árbitro señaló una pena máxima sobre Cuadrado, que a pesar de la protesta de los jugadores bolivianos, fue ejecutada por James Rodríguez, que falló en el primer remate, pero que supo capitalizar el rebote para poner en ventaja a Colombia.

Bolivia se llevó una derrota, pero logró conservar su orgullo intacto al impedir una goleada, mientras que del lado de Colombia son mayores las dudas que las certezas luego de un partido que evidenció algunas falencias de la Tricolor.

Qué leer a continuación