Colón - Argentinos Juniors, por la Copa de la Liga

José E. Bordón
·4  min de lectura
La formación del Club Colón antes de enfrentar a Argentinos Juniors por la Copa Liga Profesional 2021; no pudo ganar, pero se mantiene como líder de la Zona 1
Club Colón Oficial

SANTA FE.- Colón y Argentinos Juniors empataron 0-0 en Santa Fe, por la octava fecha de la Zona 1 de la Copa de la Liga Profesional. De esta manera, el local se mantiene como líder e invicto, sumando 20 puntos y con la ventaja de 8 de diferencia a sus perseguidores. No tuvo el rendimiento de otras tardes, pero se confirma una tendencia: Eduardo Domínguez armó un bloque sólido que también intenta ser protagonista, pero que no le es fácil a sus adversarios convertirle. No es casual que apenas haya recibido dos goles en el certamen.

España: escándalo por un insulto racista en Cadiz-Valencia

Los únicos tantos se los anotaron Facundo Curuchet, de Platense, el fin de semana pasado en Saavedra (victoria Sabalera 3-1) y Federico Grahl, con un golazo de tiro libre para Aldosivi, en Santa Fe, por la 4° fecha. Pero esa noche también festejó Colón con un 2-1. Argentinos se perdió este domingo algunas jugadas de contraataque que hubieran podido quebrar una racha adversa, ya que no le gana a Colón en Santa Fe desde 2011.

Lo mejor del partido

Colón no supo, Argentinos no quiso o se animó. El empate de este domingo fue lógico. Pareció que ninguno se animó a ganar. Por eso, entre tanta tibieza, el resultado fue justo. Todo pareció deslucido, salvo algunos pasajes donde se olvidaron de defender y replegarse para atacar, aunque con pocas ideas.

Por más que los técnicos intentaron algo diferente, especialmente en la segunda etapa, los protagonistas siguieron tan irresueltos como antes. Las pocas ideas se exhibieron en cuentagotas aunque la responsabilidad era de Colón, por su condición de invicto, que mantiene, y porque sigue al frente de las posiciones de su grupo. Pero de fútbol, casi nada. Lejos de lo que lo llevó a impresionar por su efectividad. El de La Paternal tampoco arriesgó mucho; quizá pensó que no era necesario.

El Mono no puede. Ante Huracán, tercer empate seguido del Newell's de Burgos

El primer período fue de una chatura relevante, que no generó interés. Lo demostraron, acaso sin querer, los propios protagonistas. Colón desarrolló un juego impreciso, especialmente en el medio, que le impidió llegar con posibilidades al área adversaria. Los hombres más precisos en ese andamiaje sabalero, como el Pulga Rodríguez, Lértora, Aliendro y Eric Meza, no encontraron sus lugares y Argentinos se fue animando, poco a poco, para estirar las líneas y colocar un par de hombres cerca de Burián.

El visitante controló a Colón. Carabajal se fue adueñando de la zona de volantes y con Ambrogio desubicando a sus marcadores, le provocó un par de revolcones al uruguayo Burián. La reacción del sabalero fue tibia e intermitente. Atacó muy poco para merecer cambiar su suerte. Es más, con excepción de un disparo de Meza en el travesaño, Finochietto casi no tuvo trabajo. Con el pasar de los minutos eso se hizo más evidente. El equipo de Eduardo Domínguez perdió trascendencia ofensiva porque no supo cambiar a tiempo. Tampoco tenía los jugadores capaces de modificar esa realidad.

Cuando buscó por los laterales perdió trascendencia en el centro final. Ese error fue capitalizado por Argentinos Jrs. Supo jugar rápido en contra y desnudó algunos problemas del local en la contención. Pero tampoco tuvo contundencia para romper el vallado defensivo local que tuvo en Goltz uno de los hombres más lúcidos para no enredarse en la maraña que fue en ese tiempo el conjunto local.

Pero aunque defensivamente Colón no pasó sobresaltos el problema estuvo en la zona de generación de fútbol. Mucho más cuando Lértora se fue lesionado. Bernardi, su reemplazante, es más ofensivo, no tanto de marca, por lo que Aliendro debió aferrarse más a la compañía de los laterales y eso le restó influencia en la conexión con los delanteros. Como si fuese poco, el Pulga Rodríguez no estuvo encendido y Colón perdió gravitación.

Algo mejoró en la ofensiva con el ingreso de Morello, pero el colombiano se lesionó. Aunque siguió jugando, su aporte se fue diluyendo, aportando a la imagen que Colón dejó en el cotejo.

Argentinos no apuró; se conformó con no perder la posesión de la pelota en su zona. Salió rápido pero la escasa disposición ofensiva frenó todo intento por acercarse a Burián, aunque hubo un par de situaciones de riesgo que no prosperaron.

Colón no perdió el liderazgo y eso -junto con la solidez defensiva- es lo positivo para el equipo que dirige Eduardo Domínguez. Pero perdió fútbol y eso debe preocupar al cuerpo técnico porque se viene la etapa que definirá su suerte en esta parte del año. Para los objetivos que se trazó el sabalero le falta imprimirle a su campaña un poco más de regularidad.