Los clubes que planeen una Superliga deberían ser apartados, según el jefe de las Ligas Europeas

Simon Evans
·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El presidente Lars-Christer Olsson se dirige a los medios de comunicación tras una asamblea general de la EPFL (European Professional Football Leagues), la organización que representa a las ligas de fútbol profesional de Europa, en el aeropuerto de Zúrich

Por Simon Evans

MÁNCHESTER, Inglaterra, 10 mar (Reuters) - Cualquier club que se involucre en la organización de una Superliga europea separada debería ser expulsado del fútbol, dijo el miércoles el jefe del organismo de las Ligas Europeas, Lars Christer Olsson.

Las Ligas Europeas celebraron el miércoles una reunión en línea con clubes y ligas de todo el continente para debatir los planes de la UEFA sobre una Liga de Campeones reformada y ampliada.

La organización quiere que se introduzcan cambios en los planes de la UEFA para garantizar el acceso de más campeones nacionales a la competición, que las finanzas se distribuyan de forma más equitativa y que se limite el aumento del número de partidos.

Olsson dijo que espera que un acuerdo sobre un nuevo formato para la Liga de Campeones ponga fin a las conversaciones sobre una Superliga separada, pero dijo que debería adoptarse una línea dura con cualquier club involucrado en tales movimientos.

"Creo que si hay alguien o algún club que intente organizar una Superliga debería ser expulsado del fútbol de asociación, lo que para mí es una solución diferente a este asunto", dijo a los periodistas tras la reunión.

Aunque no se ha presentado públicamente ninguna propuesta formal de separación, el expresidente del Barcelona, Josep Maria Bartomeu, dijo en octubre que había inscrito al club en una Superliga.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha sido vinculado con el plan en múltiples publicaciones en medios de comunicación y el club se ha negado sistemáticamente a comentar el asunto.

Olsson también instó a los clubes más pequeños de Europa y a las federaciones nacionales a presionar a la UEFA, en un intento de cambiar sus planes de cara a cualquier votación definitiva y exigir que la distribución de los ingresos se resuelva al mismo tiempo que el acuerdo sobre el plan.

La UEFA, respaldada por los clubes de élite de la Asociación Europea de Clubes (ECA, por sus siglas en inglés), ha propuesto ampliar la Liga de Campeones a partir de 2024 a 36 equipos desde los 32 actuales, con una revisión de la fase de grupos en un cuadro único en lugar de los actuales grupos de cuatro clubes.

Los equipos jugarán 10 partidos en la fase de grupos, un aumento de cuatro partidos por club, lo que supondrá 100 partidos más.

Si bien el cambio de formato de la fase de grupos ha sido bien acogido, el aumento de partidos ha provocado la preocupación de que las competiciones nacionales puedan verse afectadas por ello.

"Parece que se espera que aceptemos estas propuestas porque no son tan malas como podrían haber sido. No puedo aceptar esa idea de que debemos estar muy agradecidos porque sólo son 100 partidos más. Esto tendrá un efecto considerablemente devastador en la competición nacional en Inglaterra", dijo el presidente del club Crystal Palace, Steve Parish.

"La forma en que se gestiona esto y el enorme conflicto de intereses son interminables. Con el asalto al calendario estamos hablando de una transferencia de valor de las ligas domésticas a la competición europea. Creo que es muy preocupante".

Las Ligas Europeas quieren garantizar que tres de las cuatro plazas adicionales vayan a parar a los campeones nacionales de las ligas más pequeñas, mientras que la UEFA y la ECA quieren que esas plazas se concedan en función del "ránking de coeficientes" de la UEFA, lo que en la práctica daría más plazas a los equipos de las grandes ligas.

(Información de Simon Evans; editado por Pritha Sarkar; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)