Los clubes dicen que no pueden pagar el nuevo régimen de aportes y arman una comisión para negociar con la AFIP

Alejandro Casar González
lanacion.com

El comité ejecutivo de la AFA se reunió en el edificio de la calle Viamonte con un solo tema en la agenda: el impacto económico en los clubes del nuevo régimen de aportes previsionales y patronales reglamentado por la AFIP, y que aumenta las alícuotas para toda la industria del fútbol. Bajo el paraguas de la AFA, las entidades pretenden negociar con el Gobierno para sustituir el régimen actual por otro, que no impacte tan de lleno en sus financias y que, según las palabras de los dirigentes "sea más razonable".

"Es una bomba de tiempo que estaba para estallar y no había más remedio que reglamentarlo. Es un decreto que ha dejado el gobierno anterior", dijo Nicolás Russo, presidente de Lanús, al referirse a la modificación al decreto 1212/03 anunciada por la administración que encabezaba Mauricio Macri en agosto pasado y cuya instrumentación fue postergada para comienzos de 2020. "Por suerte se ha armado un grupo de gente de la AFA, con Marcelo Achile (presidente de Defensores de Belgrano), Mónica Bouvet (gerenta de Finanzas de la AFA) y Pablo Toviggino (secretario ejecutivo de la presidencia de la AFA), y ellos se han reunido con la gente de la AFIP. Esas reuniones van a seguir porque los clubes nos vemos muy afectados", amplió Russo.

¿Hasta dónde llega la complicación para las finanzas de los clubes, ya golpeados por un mercado de pases más austero que hace unos años, por la devaluación del peso argentino y por la recesión económica? El nuevo decreto, que regula los aportes que los clubes deben hacer al fisco, modifica la alícuota total que deben pagar por algunos ingresos (ejemplo, derechos de televisión) y la lleva al 7,25%. Además, todas las contribuciones sociales de los empleados están excluidas del régimen, por lo que desde ahora tendrán que girar el 14% de su masa salarial al Estado. En rigor: tendrán que pagar un 14% más para mantener a la misma cantidad de personal. Desde ahora, además, también tributan el 7,25% los ingresos por patrocinio tanto de la AFA como de la Superliga, y ese ítem se suma a otros que ya lo hacían, como los derechos de TV, la venta de entradas y las transferencias de jugadores.

"Tal como está, el régimen atenta contra la continuidad de los clubes", dijo Pascual Caiella, vicepresidente de Estudiantes de La Plata, al salir de la reunión. "Es indispensable buscar un camino que permita reverlo. Tenemos que buscar un mecanismo que nos permita cumplir. Pensar en un escalonamiento o en otras medidas que mitiguen el impacto", reclamó el dirigente platense. Y recordó: "Algunos clubes ya dijeron que si tienen que trasladar el impacto que significa el decreto a la cuota social sería imposible de pagar. Los socios no podrían afrontarla".

La AFA, por su cuenta, ya cursó sendas cartas de reclamo por la situación dirigidas al presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y al secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello. En ellas, la asociación reclama la "urgente derogación del decreto 231/19 o que se prorrogue su entrada en vigencia hasta tanto se estudie y ponga en vigencia una norma que respete la supervivencia de las entidades que componen la AFA que, a diferencia de lo que sucede en otras partes del mundo, son mucho más que entidades de fútbol". La entidad que preside Claudio Tapia se refiere, entonces, al rol social que cumplen muchos clubes.

Qué leer a continuación