Clemson regresa, suda y vence a Ohio State

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- Los Tigers de Clemson sufrieron, sudaron, pero al final vencieron 29-23 a los Buckeyes de Ohio State en el Fiesta Bowl, para avanzar al juego por el Campeonato Nacional de la NCAA, donde buscarán refrendar el título del año pasado.

Los Buckeyes comenzaron con el control del partido. El mariscal de campo Justin Fields lideró la ofensiva para que su equipo se adelantara por16 puntos a cero, incluido un touchdown de 68 yardas.

Ohio State no pudo concluir sus incursiones en la zona roja con anotaciones y tuvo que conformarse tres goles de campo. Eso lo aprovecharon los vigentes campeones de la NCAA, que reaccionaron antes de que terminara la primera mitad.

Trevor Lawrence lideró una serie ofensiva de 75 yardas y diez jugadas, que concluyó con un pase para el receptor Travis Ettiene, que sería una pesadilla para los Buckeyes en el resto del encuentro. Pero la reacción de los Tigers aún no concluía.

Lawrence tuvo otra serie ofensiva. Tomó el ovoide en una read option, se quedó con el balón y corrió entre los tacles, para luego escaparse hasta las diagonales y reducir la desventaja en dos puntos antes del descanso.

Clemson continuó su remontada y se adelantó en el marcador con otra anotación. Pero Ohio State no iba a doblegarse. Reaccionó con un touchdown en la última parte del último cuarto, aunque Lawrence volvió a guiar a los Tigers a otro touchdown, vía Ettiene, para retomar la ventaja a falta de dos minutos por jugar.

Fields tomó el ovoide y condujo a Ohio State hasta el terreno de Clemson, en una serie ofensiva que parecía que terminaría en anotación. Sin embargo, hubo una falla garrafal de comunicación en una ruta entre el mariscal de campo y el receptor, dejando sólo al esquinero Nolan Turner, que interceptó el balón en su zona de anotación para sentenciar la victoria de los Tigers.

Ahora Clemson se mediará a Lousiana State en el partido por el campeonato nacional, el próximo 13 de enero en Nueva Orleans.

Qué leer a continuación