Las claves de los juegos de comodines

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 8 (EL UNIVERSAL).- Cuando Tom Brady llegó a los Buccaneers pensando en jugar el Super Bowl en Tampa Bay, jamás se imaginó que tendría que hacerlo por la vía más complicada

Por la libre

Cuando Tom Brady llegó a los Buccaneers pensando en jugar el Super Bowl en Tampa Bay, jamás se imaginó que tendría que hacerlo por la vía más complicada, desde los comodines.

A pesar que Tom Brady tiene más triunfos (30) en playoffs que varios equipos en toda su historia como Washington que suma 23, jamás había llegado a playoffs con un equipo comodín, un nuevo reto en su brillante carrera.

El reto es mayúsculo como el quinto sembrado, ya que en las nueve ocasiones que llegó al Super Bowl lo hizo descansando en la primera semana y jugando desde la ronda divisional.

Washington con un récord perdedor recibe el juego de comodines tras ganar el este de la Nacional que apunta a su defensiva como el arma para frenar a Brady y sus estrellas.

Tienen la segunda mejor defensiva por aire y la cuarta en puntos, mientras que los Bucs son la tercera mejor anotando en un choque digno de grandes estrategas para Ron Rivera y Bruce Arians.

Tampa Bay viene con una racha ideal hacia los playoffs con cuatro triunfos, incluyendo 12 touchdowns de Brady y un rating de casi 127 puntos, cuando su quarterback ha logrado una racha así de triunfos logró meterse al Super Bowl en 5 de 6 ocasiones, ganando tres de ellos.

La defensa de Washington aspira a frenar a Brady que de visita en playoffs tiene récord de 4 triunfos y 4 derrotas, en la temporada los de Washington permitieron un rating de 81.4 a los quarterbacks rivales, siendo la tercer mejor marca en la NFL, lo cual pone en aprietos a Brady que se fue 0-4 contra los rivales top 10 contra el juego aéreo.

Ya veremos si el amuleto Gronkowski le ayuda con una recepción de anotación para romper el récord de Joe Montana y Jerry Rice para llegar a 13 touchdowns en el mejor duo en la historia de los playoffs.

El regreso a casa

Frank Reich regresa a Buffalo, equipo en el cual vivió los momentos de gloria hace más de 25 años cuando llegaban a los Super Bowls, será el quinto coach que enfrenta en playoffs al equipo que lo seleccionó en el draft en las últimas 30 temporadas.

Sólo una vez logró ganar el coach ante su antiguo equipo, que necesita una brillante actuación de Philip Rivers, sin entregas de balón y dejar el peso en su ataque terrestre que ha brillado con Jonathan Taylor y una defensiva que se considera Top 5 en la NFL.

Los Bills tienen un camino sólido en las últimas semanas de la mano de Josh Allen que ha mejorado notablemente con el paso del tiempo en la Liga y aspira al primer triunfo en playoffs, prácticamente desde que el mismo Frank Reich estuvo con los Bills como suplente de Jim Kelly.

Cambian sus roles defensivos

El viejo adagio que las defensivas ganan campeonatos lo buscan aprovechar Rams y Seahawks.

Los Rams son el octavo equipo en los últimos 25 años como líderes en puntos permitidos, yardas y deteniendo el juego aéreo, cinco de siete lograron llegar al Super Bowl en años anteriores.

Jalen Ramsey tendrá la gran tarea de frenar a DK Metcalf y hacer válida su nominación como All Pro, en los juegos anteriores lo marcó de manera personal en 53 de 77 ocasiones limitándolo a una recepción para 11 yardas.

Ya veremos si la experiencia de Pete Carroll se impone sobre Sean McVay quien ya fue coach en un Super Bowl y justo ahí había impuesto la mayor diferencia de edad entre coaches en playoffs con aquel duelo ante Belichick, ahora este duelo tendrá 34 años y 131 días de diferencia entre la edad de ambos entrenadores en jefe.