El clásico fue una noche de festejos y homenajes americanistas

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 14 (EL UNIVERSAL).- En una noche redonda para el americanismo y en el abrazo de Henry Martín como ídolo azulcrema se dio el momento culminante con los festejos.

Martín, planeado o no, celebró sus goles muy al estilo de Cuauhtémoc Blanco, el ídolo número uno del moderno americanismo.

El primer tanto lo festejó con la clásica pose de "Emperador Cuauhtémoc", como el "10" festejaba sus anotaciones.

El segundo, el que sepultó a las Chivas, lo celebró poniendo las banderillas, como en algún momento lo hizo el ahora Gobernador de Morelos.

Y en el tercero, de Sebastián Córdova, el que humilló a los tapatíos, hubo otro homenaje, este para Lionel Messi, pues el canterano de las Águilas se quitó la camiseta y la mostró a la tribuna, como alguna vez lo hizo el astro culé ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Una noche redonda para las Águilas, que humillaron al acérrimo rival.