Un clásico con mochila

Agencia EFE
EFE

Madrid, 27 feb (EFE).- Real Madrid y Barcelona vuelven a verse las caras en el clásico del fútbol español, el duelo por excelencia por la primacía de LaLiga Santander, que ambos encaran con pesadas mochilas a las espaldas llenas de dudas e incógnitas que se agudizaron con sus partidos de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

La mala racha en la que ha caído el cuadro de Zinedine Zidane después de unos meses más que prometedores, en la que ha dilapidado su ventaja al frente de la tabla, ha perdido el liderato a manos del propio conjunto azulgrana con sus tropiezos seguidos contra Celta y Levante, ha caído eliminado de la Copa del Rey frente a la Real Sociedad y ha puesto más que en duda su continuidad en la Champions con su derrota contra el Manchester City de Pep Guardiola, le obliga si cabe más en este duelo.

Llega más necesitado que su eterno rival. Herido. Han reaparecido las deficiencias y las carencias de la pasada campaña. Precisa resucitar, y hacerlo a lo grande o al menos con una victoria que le devolvería al rumbo ansiado y al liderato. Para ello es imprescindible recuperar el gol y volver a ser firme atrás. No tan vulnerable como en estas últimas semanas.

El Barcelona se presenta también con notables dudas futbolísticas, con la plantilla mermada pero a su favor está Leo Messi. El Santiago Bernabéu se ha convertido en el 'jardín' del argentino. El coliseo blanco, que ha perdido ese misticismo bautizado por Jorge Valdano como de 'miedo escénico' para sus rivales, es un escenario idílico para la 'Pulga'.

A falta de ese juego combinativo fluido que reclama la afición azulgrana, Messi es el seguro de vida del Barcelona. Sin olvidar al meta alemán Marc Andre Ter Stegen. Clave en la 'flotabilidad' barcelonista. Evitar que el '10' vuelva a hacer de las suyas y superar al germano es un examen de enorme magnitud para el equipo de Zidane.

Tiene una oportunidad de resarcirse, de levantarse de la lona en la que parece caído. Pero debe aprovecharla. Para lo que necesita mejorar en todas las líneas y rebelarse a su decadencia. En la primera vuelta, el 18 de diciembre, el Real Madrid dio la cara, sacó un 0-0 del Camp Nou y se reivindicó, pero en el Bernabéu no gana al Barcelona desde la vuelta de la Supercopa de 2017 y en Liga desde el 25 de octubre de 2014 con Carlo Ancelotti y Luis Enrique Martínez en los banquillos.

Se presume que Zidane, que tiene las bajas de los lesionados Eden Hazard y Marco Asensio, introducirá alguna que otra novedad en su once respecto al que salió contra el City. Obviamente volverá el alemán Toni Kroos, cuya ausencia fue la gran sorpresa, y si repite la idea del Camp Nou el galés Gareth Bale podría ser titular.

Quique Setién , que ha ganado en el Bernabéu las dos últimas veces que ha visitado como entrenador del Betis, casi contará con lo justo, aunque parece que podrá contar con Gerard Piqué pese a que se tuvo que retirar en Nápoles con un golpe en un tobillo. La presencia del central, y más en un partido como este, se antoja clave.

El intenso pulso por la Champions lo encabezan ahora, empatados a puntos, Atlético de Madrid y Sevilla. Tanto el bloque de Diego Pablo Simeone como el de Julen Lopetegui deben confirmar su recuperación. El del argentino en casa del colista Espanyol, donde ha perdido en sus dos últimas visitas, y el del vasco en el Ramón Sánchez Pizjuán contra Osasuna, un rival propicio para el cuadro hispalense históricamente.

Tras perder el tercer puesto con la derrota en el Coliseum Alfonso Pérez ante el Sevilla y con el desgaste del partido de la Liga Europa en Amsterdam frente al Ajax, el Getafe tratará de cerrar la racha de dos derrotas ligueras consecutivas ante otro equipo que lucha por la salvación, el Mallorca. Lo hará sin Marc Cucurella ni Allan Nyom, ambos sancionados.

Con el partido ante el Eibar pendiente, la Real Sociedad, sexto a tres puntos de Atlético y Sevilla, quiere demostrar el hecho de ser uno de los equipos más en forma del momento en la apertura de la vigésima sexta jornada, este viernes, ante un Valladolid peligroso en sus desplazamientos que ha abierto un hueco importante con el descenso.

Frenada su escalada en el Wanda Metropolitano, el Villarreal tiene otro duelo de enjundia ante un Athletic que ya no se puede permitir más alegrías tras acumular cuatro derrotas seguidas y diez encuentros sin ganar. Es el momento para el conjunto de Gaizka Garitano de comenzar la resurrección. Algo parecido les ocurre a Valencia y Betis, que medirán en Mestalla la profundidad de sus crisis.

El Granada 'preparará' la vuelta de la semifinal copera ante el Athletic, el gran sueño del cuadro de Diego Martínez, con la tranquilidad de su buena situación liguera con la visita del renacido Celta, que ha logrado siete de los últimos nueve puntos, lo que le ha sacado de la zona roja, de la que también trata de salir del Leganés del mexicano Javier Aguirre, que recibirá al Alavés, al que una victoria le instalaría en la tranquilidad.

Más precisa de un triunfo el Eibar, que tiene el peligro a tan solo dos puntos. Recibirá Ipurúa al Levante, confortablemente instalado en el ecuador de la tabla después de vencer al Real Madrid.

- Programa de la 26ª jornada:

. Viernes 28:

21.00 Real Sociedad-Valladolid

. Sábado 29:

13.00 Eibar-Levante

16.00 Valencia-Betis

18.30 Leganés-Alavés

21.00 Granada-Celta

. Domingo 1:

12.00 Sevilla-Osasuna

14.00 Athletic-Villarreal

16.00 Espanyol-Atlético de Madrid

18.30 Mallorca-Getafe

21.00 Real Madrid-Barcelona

Hora CET (-1 GMT)

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación