Ciclismo: a los 24 años, el colombiano Egan Bernal se sobrepone a las adversidades y va camino a ganar el Giro de Italia

·4  min de lectura
El colombiano Egan Bernal, líder de la general, pedalea durante la 14ma etapa del Giro D'Italia.
Tim De Waele

No tiene el misticismo del Mortirolo. Ni la belleza inconfundible del Stelvio y el Gavia. Sin embargo, el ascenso al coloso Monte de Zoncolan es la cuota justa de emoción y dramatismo, donde se escriben los capítulos más apasionantes del Giro de Italia; esos que sentencian destinos y proyectan figuras. Sus rampas imposibles lo convierten en un terreno solo para escaladores puros y leyendas de un deporte hercúleo, como lo que apunta a ser el colombiano Egan Bernal, el líder absoluto de la realización 104° de la ‘Corsa Rosa’.

El colombiano Egan Bernal y el británico Simon Yates, pedalean durante la 14ma etapa del Giro D'Italia.
Tim De Waele


El colombiano Egan Bernal y el británico Simon Yates, pedalean durante la 14ma etapa del Giro D'Italia. (Tim De Waele /)

Las características y los números estremecedores del emblemático puerto de montaña, enclavado en los Alpes Cárnicos, a 1750 metros de altura, en el límite de la frontera con Austria, desnudó una vez más el favoritismo que tiene la ronda italiana por los ciclistas escaladores y sentenció las chances de rodadores y velocistas como Simón Yates, Remco Evenepoel y Aleksander Vlasov, que sufrieron los 205 kilómetros de recorrido que comprendió la 14° etapa.

El resumen de la etapa

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El italiano Lorenzo Fortunato, del Eolo-Kometa, coronó en primer lugar la codiciada cima, pero el más veloz en el conjunto de la subida y gran ganador de la jornada fue Egan Bernal, que mostró una endiablada capacidad de escalador al coronar el puerto casi sin apoyo de sus compañeros y sentenciar, prácticamente, la historia de 104° realización. El poseedor de la ‘maglia rosa’ se sublevó ante las adversidades climáticas y físicas y en la última rampa, con un desnivel del 27%, logró estirar las ventajas de la clasificación general a 1 minuto 33 segundos sobre Simon Yates, el escolta, y 1 minuto 51 segundos de Damiano Caruso, el tercero.

Giro de Italia: el accidente del esloveno Matej Mohoric, que lo obligó a abandonar la competencia

A falta de siete etapas, Egan Bernal es el corredor más fuerte del Giro. Il patrono como le definen en Italia. Mientras el británico Yates regula sus fuerzas y el belga Evenepoel ve esfumar sus chances producto de la inexperiencia en grandes vueltas, el joven ciclista de Ineos se aprovecha de un terreno hecho a su medida para dar otro gran golpe en su carrera (en 2019 ganó el Tour de Francia) y consolidarse como el mejor ciclista latinoamericano. No fue casualidad que en la primera etapa de montaña, en Campo Felice, haya tomado el liderazgo del giro.

Giro de Italia: por un accidente de un rival, Mikel Landa se cayó y sufrió seis fracturas

La extenuante subida al Zoncolan, de este sábado no solo sirvió para reafirmar la candidatura de Bernal a adjudicarse el Senza Fine. También fue histórica porque el triunfo del boloñés Fortunato fue el primero del equipo propiedad de Alberto Contador, el Eolo-Kometa, en una gran ronda. Justamente en el mismo lugar donde el español obtuvo su segundo Giro, en el 2011, y su socio Iván Basso, otro ex ciclista, se adjudicó la etapa de 2010.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fue la séptima vez en la historia del Giro que se ascendió el Zoncolan por la vertiente del Sutrío, la parte más benévola de su recorrido. Porque hace apenas 18 años se incorporó a la vida de la ronda italiana, concretamente en la edición de 2003, con la victoria precisamente de quien luego resultó ser el triunfador final, Gilberto Simoni, quien comenzó a escribir la profecía que dicta que quien lucha en la general y gana en la cima del Zoncolan llega vestido de rosa a la última meta del Giro.

La clasificación

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su exigencia ayudó a la grandeza de ciclistas pesados como Andy Schleck, Simoni, Nibali, Basso, Piepoli, Contador, Frome y Nairo Quintana, quien en 2014 aseguró su título en este mismo puerto. Además, fue una de las últimas demostraciones de heroísmo del pirata Marco Pantani, en 2003. Este sábado, el colombiano Egan Bernal hizo honor a sus atributos de escalador y defendió impetuoso su maglia rosa. Si se cumple la profecía, el próximo 30 de mayo, en Milán, se quedará con su primer Giro y su segunda grande con tan solo 24 años.