Cuando Chuletita Orozco fue el goleador que México esperaba

Javier Orozco ha tenido una trayectoria futbolística intermitente tras 12 años en la Primera División del futbol mexicano, pues sólo una vez ha probado las mieles de la victoria tras ser determinante para su equipo.

Luego de ocho años en Cruz Azul, el club que lo vio nacer como jugador y en el que sólo pudo conseguir un título de Copa, a pesar de crear expectativas con el número que encumbró a Carlos Hermosillo (27), el Chuletita sólo ilusionó con dos títulos de goleo de la Concachampions con la Máquina.

En 2013 pasó a Santos Laguna, donde su carrera daría un giro positivo. Con los albiverdes alzó el cetro copero del Apertura 2014 y un torneo después (Clausura 2015), marcaría historia con el cuadro de Torreón, entonces dirigido por el portugués Pedro Caixinha.

Santos eliminó en Semifinales a las Chivas y llegó a la última serie contra el Querétaro de Vucetich y Ronaldinho, en lo que fue una Final inédita y que 'sorprendió' a propios y extraños.

El capítulo de ida se disputó en el TSM, donde los de casa golearon 5-0 a su rival con un póker de anotaciones del propio delantero sinaloense, quien así vivía unas de las noches más prominentes y dulces de su vida,

En la vuelta, los Gallos Blancos estuvieron cerca de obrar el milagro, pues ganaron 3-0 e incluso Dinho marcó un gol que quizá debió contar tras robarle la pelota a Marchesín, pero la tarea de Orozco estaba hecha con su equipo, que dio la vuelta olímpica gracias su gran cosecha en el primer capítulo.

Javier Orozco

Parecía que Orozco se consolidaría en la escuadra de La Comarca, que no obstante, un semestre después decidió transferir a su atacante a Jaguares de Chiapas, donde sólo pudo convertir un tanto. Actualmente, el Chuleta se encuentra Veracruz, donde busca eludir el descenso con los Tiburones Rojos, equipo con el que no ha sacudido las redes enemigas.

Los bemoles y la irregularidad han idoe la mano de este rematador del área, quien al menos el 28 de mayo de 2015 pudo ser decisivo para su equipo, fue referente y volvió a dar esperanzas de ser el goleador que México esperaba.