Choque de fieras inofensivas

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 21 (EL UNIVERSAL).- Fue la final del torneo pasado.

Pero de esos dos equipos finalistas poco queda, por lo menos en estas primeras jornadas del Guardianes 2021.

Pumas, alicaído, recibe a un León herido. Ambos clubes han tenido que sufrir por diferentes circunstancias, por diferentes temas, lo que los tiene lejos de los lugares a los que acostumbraron estar en el torneo anterior.

El conjunto universitario está en el lugar 15, con apenas cinco puntos. ¿Por qué razón? Porque sus referentes ofensivos se fueron. Carlos Rodríguez fue vendido a Tigres e Ignacio Dinenno se lesionó. Además de que el técnico Andrés Lillini ha tenido que sobrellevar indisciplinas en el equipo y bajas de juego. "Sé lo que está pasando y sé que debemos trabajar mucho más para remediar esto.Tengo confianza, tengo fuerza, si no, sería el primero en irme", dijo el argentino.

El León se encuentra en el sitio 17, con cuatro unidades. ¿Por qué razón? El tiempo se le vino encima para la preparación del torneo, además, no hubo refuerzos. A esto hay que sumarle lesionados, enfermos, expulsiones y hasta algunos problemas internos por los que Ignacio Ambriz ha tenido que endurecer el trato.

"Estoy tranquilo, porque a pesar de los resultados estamos mejorando, es cuestión de tiempo para que los muchachos se vuelvan a enchufar, hay confianza, aunque sabemos que esto es de resultados", dijo el técnico.

Fueron los finalistas del torneo pasado, hoy cerca de ser sotaneros. Vueltas del futbol.