Chivas vs América y las rivalidades épicas del Clásico Nacional

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 10 (EL UNIVERSAL).- El Guadalajara vs América, el Chivas contra Águilas es la rivalidad más fuerte en el futbol mexicano, tanto que dentro del terreno de juego siempre hubo rivalidades individuales, que algunas veces traspasaron el rectángulo verde.

El Tigre vs Portugal

Corría el año de 1962, y en la cancha del Olímpico Universitario se disputaba el juego por el Campeón de Campeones entre América y Guadalajara. Cuenta la leyenda que cerca del final del partido, con el marcador 2-1 a favor de las Chivas, Alfonso Portugal de los Canarios y el "Tigre", Guillermo Sepúlveda de los tapatíos, se agarraron a golpes en el medio campo. El árbitro se dejó llevar y sólo expulsó al "Tigre", que frustrado se quitó la camiseta y se las lanzó a los americanistas lanzando su famosa frase: "Con esta tienen hijos de la…".?Sepúlveda, fiero defensor, manifestó en varias ocasiones que a algunos americanistas no los podía ni ver en pintura fuera de la cancha y a Portugal, menos: "Era muy hocicón, nunca podría ser su amigo".

Quirarte vs Hermosillo

Temporada 1986-87, el Clásico de Clásicos marcaba el retiro del árbitro Antonio R. Márquez, quien representó a México en el Mundial de 1986. Fue un mal retiro. Se dice que Fernando Quirarte fue el vestidor de los árbitros a acusar que Carlos Hermosillo y Alfredo Tena lo había amenazado el "tronarlo" durante el juego, el árbitro no les hizo caso. Minutos después llegó Tena y el mismo Hermosillo a preguntar si Quirarte había ido a "llorar". A ninguno les hizo caso, y ese fue su error. Cerca del minuto 70, el Sheriff se fue expulsado, Hermosillo se acercó a burlarse y se armó la campal. Fueron expulsados 22 jugadores, y los restantes minutos del juego se disputaron a puerta cerrada. Tanto Hermosillo como Quirarte lo han dicho abiertamente, su rivalidad traspasó el futbol, y esta es la hora en que no se dirigen la palabra.

Cuauhtémoc vs Oswaldo

Oswaldo Sánchez volaba para volverse un referente del América, pero en 1999 se fue al Guadalajara, y eso para Cuauhtémoc Blanco, el "10" de las Águilas, fue una traición, traición que se cobró al siguiente clásico. El delantero anunció que le anotaría al portero y lo hizo en dos ocasiones. La relación nunca fue la misma, tanto que se dice que para el Mundial del 2006, Oswaldo y su grupo de ex atlistas, pujaron porque Blanco no fuera llamado por Ricardo La Volpe.