En Chivas rehúyen a hablar de su desempeño

El Universal

PUEBLA, Pue., agosto 3 (EL UNIVERSAL).- El paso lento de Oribe Peralta en el túnel del Estadio Cuauhtémoc se puede apreciar a lo lejos. Al final del camino ya lo esperan al menos 20 miembros de la prensa. "Oribe, unas palabras", le dicen al artillero, uno de los delanteros más efectivos en la última década en el fútbol mexicano y que para este torneo fichó con Chivas. "Disculpen, ahora no muchachos", responde, con la mirada fija en el piso.

El comportamiento de Peralta se da apenas unos minutos después de que registrara su segunda titularidad con el equipo. Jugó 79 minutos y la mayor parte de su tiempo en el terreno de juego se la pasó persiguiendo el balón y peleando con los zagueros del Puebla, con el que empataron sus Chivas.

Su actuación fue casi testimonial, al igual que el de otros elementos del ataque y el mediocampo de los tapatíos. Crearon pocos problemas en el área de los poblanos y al final terminaron rescatando un empate in extremis.

Peralta no es el único que rehuyó de los cuestionamientos de la prensa. También lo hizo Miguel Ponce, quien se fue expulsado luego de cometer una falta que le costó una doble amarilla y que impidió que el Guadalajara mantuviera la superioridad numérica en el campo.

Otro fue Jesús Molina, quien apretó el paso en la zona designada a los miembros de los medios de comunicación. "No estamos conformes", dijo Isaac Brizuela, el primer jugador de las Chivas en detenerse a hablar con los medios. "Nuestro desempeño en el torneo ha sido regular. En el juego contra Tigres dimos un gran partido, pero en Puebla no lo hicimos así. Pese a todo el equipo va mejorando".

Aunque las palabras de Brizuela sean de optimismo, su lenguaje corporal deja entrever molestia por la pregunta. Cuando se le hizo el cuestionamiento hizo una mueca de incomodidad y dejó de ver a los ojos a los reporteros presentes.

"Sí, es verdad que no dimos nuestro mejor partido. Y si hay algo que tenemos que mejorar, en específico, es en los recorridos, en las transiciones tanto defensivas como ofensivas. Es algo que tenemos que pulir", opinó Oswaldo Alanís, zaguero del Rebaño.

Qué leer a continuación