Las Chivas padecen para apenas empatar

·1  min de lectura

Alejandro Jiménez, corresponsal

ZAPOPAN, Jal., febrero 14 (EL UNIVERSAL).- José Juan Macías sigue encendido, aunque estuvo a punto de costarle la derrota a Chivas, ya que metió un autogol, y en los minutos de reposición anotó el tanto que dio el empate final a dos contra Necaxa. Igualada que no deja muy bien parado al Guadalajara, ya que todo lo mostrado ante el León se desvaneció frente a los Rayos, que vinieron a no perder, y casi salen con la victoria.

El Guadalajara llegó a seis puntos, por cinco de los Rayos. Chivas, a diferencia de lo que hizo contra el León —al buscar el contragolpe—, tuvo que tomar el rol de protagonista, porque Necaxa no se iba a lanzar al frente. Le costó al Guadalajara asumir la responsabilidad. La defensa, muy bien parada de los Rayos, se hizo impenetrable.

Necaxa poco a poco ganó confianza, metros, e Ian González aprovechó el momento para arrastrar a Hiram Mier en la marca, y definir con disparo que pasó bajó las piernas de Raúl Gudiño (39'). La tristeza en Chivas no duró mucho, Isaác Brizuela desbordó, mandó un centro que Mario de Luna no quiso cortar, dejando que el balón llegara a Jesús Angulo para el empate a uno (45'). La fortuna estaba del lado de Necaxa iniciando el segundo tiempo; un centro directo al área del Guadalajara fue desviado por Macías que techó a Gudiño para volverle a dar la ventaja.

A partir de ahí, Vucetich mandó a todo su arsenal ofensivo, ingresó a Alexis Vega, a Huerta, a Zaldívar, pero el candado del Profe Cruz parecía irrompible, hasta que en minutos de reposición, vino un centro de Brizuela que le cayó justo a Macías, quien remató para dar el empate (94').